«San Valero no es un cenicero», un proyecto educativo para concienciar sobre la recogida de colillas

La consejera de Servicios Públicos y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Natalia Chueca, ha visitado el centro para conocer la iniciativa. FOTO: Ramón Comet

Una colilla contamina 50 litros de agua, es decir, una bañera completa, y basta con mirar el suelo para encontrar cientos de ellas. Ante esta situación los alumnos de FP Básica del Centro San Valero han realizado el proyecto “San Valero no es un cenicero”, una iniciativa para reducir estos residuos con varias estructuras donde almacenar colillas.

La idea surgió hace unos meses con la convocatoria Libera Makers, de SEO/Bird Life y Ecoembes, donde animaban a poner solución a la basura abandonada en la naturaleza. A partir de este momento los alumnos de San Valero realizaron varias visitas por la ribera del rio Ebro para analizar el entorno. La conclusión fue la ingente cantidad de cigarrillos que se encontraban tanto en la ciudad como en sus espacios naturales y el problema medioambiental que generaba.

Así surgió “San Valero no es un cenicero”, donde los estudiantes diseñaron y construyeron ceniceros con tubos de PVC para tirar las colillas. Estas estructuras, además de una ventana que permite ver la basura acumulada, incluye mensajes para informar sobre la contaminación que generan estos residuos en el agua.

El proyecto arrancó en mayo de este año, ha ganado el concurso interno del grupo San Valero y quedó en quinta posición en el de Libera Makers. Los estudiantes, más allá de los galardones obtenidos, se han mostrado satisfechos al ver materializado su trabajo, que en esta ocasión ayuda a su vez a cuidar el medioambiente. “En San Valero una de las cosas que estamos intentando implantar es que los alumnos aprendan a partir de proyectos reales. Buscamos necesidades que hay en la sociedad, en asociaciones o en la comunidad y a partir de ahí buscamos proyectos con los que ellos puedan dar respuesta”, ha contado el tutor de FP Básica del centro, David Berrueco.

A la presentación de este trabajo, realizado este viernes en las instalaciones del centro, ha acudido la consejera de Servicios Públicos y Movilidad del Ayuntamiento de Zaragoza, Natalia Chueca, quien ha celebrado el interés de los alumnos por mejorar su entorno. Esta campaña, “viene a dar continuidad y a fusionar ese punto de preocupación de la cuestión de las colillas en nuestra ciudad”, ha explicado Chueca en referencia a la iniciativa que realizó su institución con el programa “Zaragoza no es un cenicero”.

Print Friendly, PDF & Email