La bola de luz gigante de Navidad toma forma en la plaza del Pilar

Desde hace un par de días, los operarios trabajan en levantar esta estructura, que va tomando forma y ya se aprecia media esfera

La decoración navideña empieza a dejarse notar en las calles de Zaragoza. La principal novedad de este año es una gran bola de luz, de doce metros de altura, que presidirá la plaza del Pilar. Desde hace un par de días, los operarios trabajan en levantar esta estructura, que va tomando forma y ya se aprecia media esfera, donde antes se instalaba el Árbol de los deseos.

La bola estará formada por más de 42.000 leds que proyectará efectos visuales al ritmo de la música y será transitable en su interior. El espectáculo podrá verse dos veces al día, a las siete de la tarde y nueve de la noche.

Los barrios también serán protagonistas esta Navidad. En ellos se instalarán bolas luminosas de entre tres y cuatro metros a las que se puede acceder para hacerse fotos. Estarán situadas junto a la Casa Solans, en el Barrio de Jesús, en el Puente de los Cantautores del Parque Grande y en la plaza de los Sitios.

En Casablanca, en el Parque de los Incrédulos, habrá un gran osito y en Valdefierro, en la Plaza Armonía, una caja de regalo. Como novedad también se realizarán proyecciones luminosas en las fachadas de los centros cívicos Estación del Norte, en El Rabal, y Universidad.

Las máquinas ya trabajan en instalar la bola gigante de Navidad en la plaza del Pilar

El Belén cambia de forma

El tradicional Belén de la plaza del Pilar prosigue su montaje, que se prolongará hasta el 4 de diciembre. El Belén, único en España con figuras de tamaño real y con una superficie aproximada de mil metros cuadrados, contará en esta edición con un nuevo diseño estructural, cambiando la forma de rectángulo de su planta por una de vector sectorial, en forma de abanico o manto.

En su interior volverán a colocarse las 56 figuras humanas de tamaño real, e incluye también reproducciones de animales como ovejas, cabras, perros, patos u ocas, lo que suma un total cercano al centenar de figuras.

En el recorrido se recrearán las construcciones ya habituales y tradicionales, como el Portal con la imagen del Niño Jesús, la Virgen María y San José, el Palacio de Herodes o el Zoco de Mercaderes, además de escenas tradicionales de los oficios aragoneses, como un carpintero y su aprendiz, un alfarero con su torno, una familia realizando la tradicional matacía, un herrero y un artesano del mimbre.

Entre las novedades de esta edición estarán su formato estructural y el acceso sin cita previa. Por un lado, dada la situación sanitaria actual y siempre con las indicaciones que apunten las autoridades sanitarias en cada momento, el acceso de los visitantes se prevé que no cuente con reserva de cita previa como sí ocurrió en la edición de 2020, por lo que este año regresará el formato tradicional de entrada libre, guardando las filas de espera oportunas.

No obstante, se instalarán sistemas de conteo para garantizar el adecuado tránsito y el flujo del aforo ordenado dentro de la instalación y se mantendrán medidas como portar mascarillas o la dispensación de gel hidroalcohólico.

El montaje del Belén continúa a buen ritmo
Print Friendly, PDF & Email