Niegan que utilizaran un puesto en el Ayuntamiento de El Frago para revelar secretos

El acusado ha defendido en la sala que su esposa nunca le proporcionó nada y que toda la información fue obtenida de organismos públicos y de conversaciones con vecinos del pueblo.

Un varón ha sido acusado esta mañana en la Audiencia de haberse valido del cargo de secretaria interventora de su esposa, también acusada, para acceder a información secreta y con ésta denunciar a varias personas relacionadas con el Ayuntamiento de El Frago-Biel, donde trabajaba su mujer. Ambos acusados han negado los hechos, la mujer afirmando que las consultas, ilegales según denuncia la Fiscalía, estaban dentro de sus funciones administrativas y el varón ha defendido que toda la información consultada o era pública o se la habían contado los vecinos.

El juicio, que ha comenzado a las 10.30 horas de la mañana, se ha alargado casi hasta las 14.00 horas por dos recesos, uno de 45 minutos y otro de diez. Un juicio que solo ha contado en esta sesión con el interrogatorio de los dos acusados y que continúa en la tarde de este miércoles. Mañana también se espera que pasen más testigos por la Audiencia Provincial de Zaragoza.

Uno de esos recesos se ha producido por la petición de la defensa de suspensión de la vista ya que el acusado había decidido cambiar de letrada por, según ha explicado, “pérdida de confianza” y porque también, el mismo había entregado en un tiempo relativamente corto nueva documentación que la abogada no había podido revisar. A pesar de que todas las partes han estado de acuerdo en suspender la vista, el tribunal no lo ha visto oportuno ya que el cambio de letrada se tiene que hacer antes de siete días de la sesión. El juicio entonces ha continuado.

La Fiscalía cree que la secretaria interventora de El Frago descargó datos “que ninguna relación guardaban con el trabajo desempeñado” con anterioridad a su toma de posesión e incluso en su cese en abril de 2018. Para ella, Fiscalía pide dos años y la acusación particular, ejercida por el Ayuntamiento de El Frago, tres de prisión. La mujer, que se defiende a sí misma, ha negado todo y ha afirmado que consultó los datos en el ejercicio de sus funciones. Sobre los accesos una vez cesada de su puesto en El Frago, la acusada ha defendido que fue “para terminar expedientes pendientes”. Ha negado que facilitara las claves del programa legal donde estaban los expedientes a su marido.

«Como Paco Martínez Soria»

La Fiscalía y la acusación particular consideran que el varón se valió de la información de la página a la que tenía acceso su mujer para obtener datos que le permitieran denunciar a varias personas relacionadas con el Ayuntamiento de El Frago. Estas denuncias acusaban de apropiación indebida, intrusismo, prevaricación, falsedad en documento público y malversación a varias personas del municipio cincovillés. Sin embargo, se sobreseyeron.

El acusado ha defendido en la sala que su esposa nunca le proporcionó nada y que toda la información fue obtenida de organismos públicos y de conversaciones con vecinos del pueblo. Sin embargo, el varón no tenía, según ha afirmado, relación con el Consistorio de El Frago y que estas denuncias las había hecho para “que las cosas se hagan bien”.

“En lo que pueda legalmente, pondré los recursos que crea pertinente”, ha añadido. Después ha defendido que es “como Paco Martínez Soria” y que quiere “que se reconozca y que se le den la razón”. Incluso, presentó un recurso contra su esposa, en el cargo de secretaria interventora, por un “malhecho” de su cargo.

Print Friendly, PDF & Email