Una menor acusa a un joven de abusar de ella y él indica que se lo inventó porque «no le hizo caso»

El juicio ha tenido lugar esta mañana en la Audiencia Provincial de Zaragoza

Un joven de Zaragoza ha sido acusado esta mañana en la Audiencia de haber abusado sexualmente de la hermana de su mejor amiga, una chica menor de edad, el año pasado en un parquin del barrio del Arrabal. El acusado, no muchos años mayor que ella, ha negado los hechos que se le imputan y ha indicado que esta denuncia surge como “venganza” porque, según él, “no le hizo caso”.

“No pasó nada en el parquin, mantuve la distancia”, ha declarado el acusado. El chico podría ser enviado a prisión seis años por un delito de abusos sexuales y lesiones tal y como solicita la acusación particular. El joven ha explicado ante el juez que quedó con la chica porque se lo solicitó ella. “Se intuía que yo le molaba a ella. A mí no me llama nada una chica menor, podría ser mi hermana”, ha afirmado.

La menor, sin embargo, ha defendido que quedaron por insistencia de él y que, una vez en el parquin, se abalanzó sobre ella y trató de abusar sexualmente de ella. “Se comenzó a acercar mucho, intentó quitarme con el dedo el sujetador. No lo consiguió. Me abrazó por detrás para tocarme los pechos y partes íntimas, todo por fuera de la ropa”, ha declarado.

También ha defendido que, tras estos hechos, el acusado le envío unos mensajes de Whatsapp mostrándole su arrepentimiento. “Tía me siento fatal”, ha dicho que le envió el acusado. A lo que ella presuntamente contestó: «No te sabes llevar un no por respuesta». Los mensajes no han podido exponerse en la sala, el joven también ha negado habérselos enviado.

La madre de la menor ha explicado ante el juez que, cuando pasaron los supuestos hechos, “la llamó por teléfono para decirle que no le colgara”. Y que, una vez en casa, la adolescente rompió a llorar y le contó lo ocurrido. Los padres de la chica llamaron por teléfono a los padres del acusado, que se conocían desde hace años, y les comunicaron que iban a denunciar.

La psicóloga que atendió a la menor en la Oficina de Atención a la Víctima de los Juzgados zaragozanos ha defendido que la chica sufrió pesadillas, ansiedad, culpa y vergüenza. Cuadro psicológico que coincide con estrés postraumático. La psicóloga ha dado credibilidad al discurso de la chica. “Si alguien se está inventando algo, no vendría a terapia”, ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email