Sanidad reconoce «un fallo en el retraso de procedimientos» en la mujer que solicitó la eutanasia

La consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha indicado que "se han depurado responsabilidades"

Sanidad reconoce que hubo “un fallo en el retraso de procedimientos” para asignar un médico suplente en el caso de la mujer de 83 años enferma que se suicidó en Las Fuentes tras solicitar la eutanasia. La consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha esgrimido que su Gobierno “está comprometido” con la ley de la eutanasia y que “se han depurado responsabilidades en las personas que probablemente no han sabido ejecutar los procedimientos en tiempo y forma”.

Según defendió la plataforma, Derecho a Morir Digo (DMD) en Aragón, una mujer de 83 años, aquejada de una fuerte enfermedad, solicitó junto a su familia, los trámites para recibir la eutanasia. DMD denuncia que su derecho “fue boicoteado” por los responsables del centro médico Torre Ramona de Zaragoza. La mujer, finalmente, se suicidó tirándose por la ventana de su casa de Las Fuentes.

La consejera sitúa el fallo en este caso “en el retraso en el procedimiento de poner un médico responsable cuando su médico de siempre se declara objetor”. Ha afirmado que “se han depurado responsabilidades en las personas que no han sabido ejecutar los procedimientos en tiempo y forma”.

Repollés ha calificado la ley de eutanasia como “garantista” tanto para usuarios como para el personal sanitario que se declare objetor. Actualmente, un 6% del personal sanitario se habría inscrito en la lista de objetor para no realizar la muerte asistida.

Print Friendly, PDF & Email