La escuela femenina de fútbol del Real Zaragoza arranca con ilusión en la Ciudad Deportiva

El presidente Christian Lapetra ha participado en la presentación de esta escuela

La ciudad deportiva ha sido testigo este martes de la puesta en marcha y presentación oficial de la escuela femenina de fútbol del Real Zaragoza. Las niñas que sueñan con convertirse en importantes jugadoras de fútbol y acuden a mejorar su técnica futbolística, han podido calzarse las botas, vestirse con la indumentaria del club y pisar la ciudad deportiva. La escuela de tecnificación tan solo es el primer paso de un proyecto de fútbol femenino que quiere aspirar a lo máximo, y que empezará el curso que viene con la categoría de iniciación. Así lo ha explicado este martes el director de la cantera del Real Zaragoza, Ramón Lozano.

“Primero la escuela, la escuela nos va a generar un conocimiento de la motivación y la capacidad de las niñas para que el año que viene sean el primer equipo oficial del Real Zaragoza, empezaremos en iniciación y poco a poco iremos ganando categorías con el objetivo de tener un equipo femenino en la máxima categoría del futbol femenino nacional”, ha señalado Lozano. El director de la ciudad deportiva zaragocista ha señalado que la idea partió de la dirección del club “hace casi dos años” y que este paso “es súper emocionante”. “Para nosotros es un día histórico, estas niñas son el germen de lo que va a ser el primer equipo del Zaragoza y es un acicate muy grande porque el espíritu del fútbol reside en el corazón de los niños”, ha expresado Lozano.

“Nosotros queremos ser genuinos Real Zaragoza desde el primer momento, queremos que las niñas conozcan nuestra idiosincrasia, nuestra forma de actuar. Este paso es súper emocionante. Las niñas tienen una ilusión por jugar a fútbol que contagia y es muy emocionante”, ha recalcado este martes el máximo responsable de la cantera “blanquilla”.

Pudo llegar antes de la pandemia

Las niñas han recibido una visita especial, la del presidente Christian Lapetra, quien ha informado de que el proyecto ya fue ideado justo antes de la pandemia, pero la llegada de la Covid-19 frenó en seco la iniciativa. “Es un proyecto que teníamos en mente desde hace tiempo y que la pandemia paró. Dos semanas antes de que cerraran el país teníamos todo preparado. La pandemia lo paró todo, lo hemos retomado esta temporada con la máxima de las ilusiones”, ha asegurado Lapetra, incidiendo en que desde el club buscaban encontrar el “momento oportuno”. “No queríamos correr, queríamos hacerlo bien y que fuera un éxito desde el principio, y este año y medio ha sido duro para todos y para el Real Zaragoza. El momento ha venido ahora y esperamos que no pare”.

Lapetra ha detallado que la escuela nace desde la base, porque lo primero es “conocer a las chicas, cómo trabajan y aprender con ellas”. “Somos un actor más, nos incorporamos al futbol femenino y creo que será bueno que el Real Zaragoza aporte equipos a la competición, eso aumentará la competitividad, el nivel de las niñas, el número de fichas, porque eso es lo que pretendemos, que las niñas se incorporen al fútbol desde las categorías base y porque no optar a las máximas cotas”, ha incidido Lapetra.

El presidente del Real Zaragoza ha confiado en que al año que viene saldrán más equipos y se valorará en qué competiciones se inscriben. Siempre con el objetivo de “dotar a las niñas del ADN zaragocista, de la metodología de cómo se trabaja en la ciudad deportiva e ir creciendo”. En este sentido, Lapetra también ha recordado la importancia que tiene este proyecto para la ciudad deportiva, y su relevancia nacional como cuna de jugadores de primera categoría. “La ciudad deportiva siempre ha demostrado su fortaleza, ha sido siempre un modelo de éxito y de referencia en España. Han salido siempre jugadores de élite y vamos a tratar de hacerlo también con las jugadoras. Lo hacemos con la máxima ilusión y estoy seguro de que saldrá bien”, ha añadido.

Sensaciones «ilusionantes»

La entrenadora de estas niñas es Noemí Navarro, quien ha asegurado este martes que “las primeras sensaciones son muy buenas, muy ilusionantes y con muchas ganas de hacer las cosas bien y crear lo que será el Real Zaragoza del futuro”. Navarro no se pone límites, “llegar a Primera División son palabras mayores”, ha apostillado, pero “soñar es gratis, y soñamos a lo grande”.

Además, para ella también supone una aventura especial, “es un sueño”. Siempre ha deseado “entrenar o hacer algo en Aragón, por mi casa, por mi tierra, y el Real Zaragoza son palabras mayores”. “Para mí es un orgullo”, ha enfatizado.

Print Friendly, PDF & Email