Mariví Broto, ante las nuevas medidas en residencias: «Las familias tienen que ser muy responsables»

La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales de la DGA, Mariví Broto, ha asistido a la presentación del juego "Actitud Hateblocker"

La semana pasada se publicó en el Boletín Oficial de Aragón (BOA) la orden que flexibilizaba las medidas restrictivas en las residencias de ancianos. Desde esta pasada semana, los usuarios pueden estar en su dormitorio hasta una hora con un familiar o una persona de su referencia con una ventilación natural, cruzada y permanente, pero el visitante debe cumplir el requisito de estar vacunada. La consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales del Gobierno de Aragón, María Victoria Broto, ha recordado este lunes a las familias, durante la presentación del juego «Actitud Hateblocker», que deben ser «responsables» a la hora de visitar a los residentes.

«Nosotros siempre hemos dicho que las personas mayores son personas a proteger, y por ello son las primeras que vacunamos. Ya dije antes de que se planteara la orden que nosotros recomendábamos que no se pudiera entrar a una residencia si estas no estaban vacunadas, y sus familiares no estaban vacunadas», ha señalado Broto, quien aseguraba al mismo tiempo que hasta ahora no han tenido problemas con ningún centro en este sentido, pero que de tenerlo mirarían «desde el punto de vista jurídico lo que tendríamos que hacer».

La orden deja claro que la persona que acceda a la habitación tiene que «cumplir el requisito» de estar vacunada, y en este caso no se trata de una recomendación. Las residencias pueden acogerse al derecho de admisión y rechazar el acceso en caso de no cumplir esta condición, pero viendo los antecedentes de estas peticiones y su relación con la Justicia (la norma para poder pedir el pasaporte covid en el ocio nocturno todavía sigue pendiente) provoca ciertas dudas, que la consejera no ha terminado de despejar. «Una residencia, si no tiene la seguridad o tiene la sospecha de que un familiar no está vacunado, no puede dejar a esa persona entrar en la habitación. De acuerdo con los elementos jurídicos se ha planteado esto», ha señalado la consejera.

Si bien, Broto ha reiterado que no entiende la hipotética situación de que un visitante acuda a estos centros sin estar vacunado. «No entiendo esta situación, desde luego para mí sería lamentable que un familiar no vacunado entrara a una residencia».

Actualmente, las residencias aragonesas van recuperando las visitas y la normalidad, y el Gobierno de Aragón trabaja para planificar toda esta incipiente demanda. «El ritmo de visitas lógicamente se tiene que planificar y ha aumentado. Estaban deseando que llegara ese momento. No podemos empezar a tener visitas acumuladas en los pasillos y tiene que haber una planificación. Las visitas están yendo muy bien y los residentes están muy contentos», ha asegurado la consejera.

El acceso a las habitaciones no es la única novedad de esta flexibilización, también los transportes van recuperando la normalidad en tema de aforo y frecuencia, y las cafeterías se han abierto al público.

Print Friendly, PDF & Email