El Casademont Zaragoza se aleja del descenso con una victoria ante el Real Betis (82-72)

Los zaragozanos dominaron el duelo en el Príncipe Felipe. Foto: Basket Zaragoza

El Casademont Zaragoza vuelve a sentirse fuerte en el pabellón Príncipe Felipe para derrotar al Real Betis y sumar su cuarta victoria en la Liga Endesa (82-72). Los rojillos, con cinco jugadores en dobles dígitos de anotación, controlaron el partido de principio a fin pese al empuje sevillano para superar a un rival directo en una jornada en la que la única mala noticia fue la lesión de Hans Vanwijn.

En la fría tarde zaragozana, Casademont Zaragoza y Real Betis intercambiaban golpes en los primeros instantes de encuentro. Evans castigaba desde la media distancia y Bertans aprovechaba los espacios exteriores, a lo que Radoncic y Mobley respondían con acciones cerca del aro para el 6-5. Okoye, continuando con su buena racha de tres, enchufaba su primer triple de la tarde, acción que continuaba con un rebote defensivo que lanzaba la rápida transición para otro triple de Mobley. El nigeriano seguía demostrando su gran estado de gracia para el 15-9 primero y dos robos después, facilitando nuevas posesiones rojillas que no encontraban el aro.

Brown forzaba el 2+1 en el otro lado de la cancha, pero Radoncic finalizaba el contraataque con éxito y Sipahi sacaba el 2+1 para el 20-15. La batalla en la zona pasaba al primer plano, con Brown y Hlinason intercambiando golpes, siendo el islandés el encargado de anotar la última del cuarto.

Nada más salir a pista, Aleix Font recuperaba para poner la máxima rojilla en el choque (+9), aunque Brown no tardaba en recortar desde la media distancia. El movimiento de balón local continuaba dando sus frutos, esta vez por medio de Vanwijn, que acertaba desde la esquina. Joan Plaza paraba el partido con un TM, decisión de la que el Betis regresaba a cancha con un espectacular 3+1 de Brown por la que Hlinason regresaba al banquillo.

Bleijenber reducía hasta el -6 bajo el aro, pero Sipahi sumaba cuatro puntos calcados desde la zona que junto a un fadeaway de Okoye provocaban el tiempo muerto de Plaza. Una puerta atrás de Evans situaba el 37-27, aunque Waczynski lo elevaba al 40-27. Brown alcanzaba los 15 puntos con un nuevo dos más uno y Burjanadze no permitía que dos puntos de Radoncic aumentaran la renta local. Okoye no cesaba su ritmo anotador gracias a otro triple desde la esquina, pero Almazán respondía sobre la bocina con otros tres tantos, en una acción que iba acompañada de la lesión de Vanwijn para cerrar la primera mitad.

Un esfuerzo de Radoncic evitaba la canasta de Evans cuando ya enfilaba solo el aro, permitiendo de esta manera a San Miguel estrenar de dos el periodo. El montenegrino acertaba en la posesión posterior desde larga distancia y situaba el 50-37, aunque Brown seguía sumando en cuenta particular. Casademont Zaragoza circulaba con fluidez y producía dos tiros libres, medio por el que Thompson anotaba su primer punto de la temporada. Sin embargo, el Real Betis metía una marcha más para intentar regresar al choque, recuperando varias posesiones consecutivas y sumando el 51-44 gracias a Todorovic, canasta que hacía parar el partido a Ponsarnau. En el ecuador, Hlinason sumaba dos libres antes de cometer su tercera personal.

El partido entraba en una sucesión de rápidas canastas en ambos lados, con Carrington, Bertans y Waczynski como protagonistas. El balón llovía del cielo del Príncipe Felipe a Hlinason para dejar con suavidad el 58-49, así como para forzar el siguiente posesión la falta que le permitía sumar un tiro libre. A minuto y medio del final, Sipahi conectaba con Waczynski para levantar a la ‘marea roja’, siendo Mobley el que puso la guinda con 5 puntos consecutivos que dejaban el diecisiete arriba al término del cuarto.

Bertans lideraba el último arreón andaluz para intentar recortar la desventaja rojilla, enchufando debajo cinco puntos que junto a un triple de Bleijenbergh ponían 67-57 en el electrónico. Casademont Zaragoza sumaba desde la línea de personal con Vilà, pero el Real Betis encontraba la espalda rojilla y Burjanadze reducía al 69-61.

En los momentos calientes, Thompson anotaba su primera canasta en juego y Rodrigo San Miguel acertaba desde el exterior. El partido se endurecía por momentos y Betis subía la presión a toda pista, recuperando en primera instancia y castigando el rebote ofensivo a posteriori para el 76-67.

Radoncic ampliaba a 10 la renta con un tiro libre y, con todo por decidirse, Thompson subía el 79-67 al electrónico tras luchar el rebote ofensivo. Un resultado que variaba en los últimos instantes hasta el 82-72 definitivo gracias a Okoye y Thompson, certificando así una nueva victoria rojilla en el Príncipe Felipe.

Print Friendly, PDF & Email