Aprobada la reforma del impuesto de plusvalía: el ciudadano podrá elegir cómo abonar la tasa

La ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, tras la celebración del Consejo de Ministros. Foto: Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa

El Gobierno ha aprobado este lunes a través de un Real Decreto-ley la modificación del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, conocido como plusvalía, tras la sentencia del pasado 26 de octubre del Tribunal Constitucional que admitió como válido el método objetivo de cálculo de la base imponible, siempre y cuando no fuera obligatorio y reflejara la realidad del mercado inmobiliario. A partir de ahora, el contribuyente podrá elegir la forma de pago de la tasa evitando abonarla «cuando no le corresponde». Así lo ha comunicado este lunes la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, tras la celebración del Consejo de Ministros.

Desde que la orden se publique en el BOE, la determinación de la base imponible podrá ser elegida por el contribuyente. Según ha explicado Rodríguez, el ciudadano tendrá dos opciones para pagar la cuota: una corresponde al resultado objetivo de «multiplicar el valor catastral con unos nuevos coeficientes que se adecuan a estas prescripciones que se valoran en el Tribunal Constitucional», que habrán sido previamente establecidos y se regularán cada año, y una segunda real que será «la diferencia entre el precio de venta y el precio de adquisición». En este sentido y según ha apostillado Rodríguez, los ayuntamientos tendrán un plazo de seis meses desde la entrada en vigor de la norma para adaptarse a la misma.

El objetivo de la reforma del impuesto es que los ayuntamientos «no tengan que recortar sus servicios porque tengan garantizada la financiación a través de este tributo -en 2019 recaudaron 2.500 millones de euros-, y por tanto puedan seguir prestando los servicios básicos a sus vecinas y vecinos», ha detallado la ministra. Mientras que por otro lado, ha insistido en que de esta manera los ciudadanos no tendrán que cumplir con el pago de este impuesto «cuando se ha realizado una compraventa que no ha generado beneficios». «Es decir, no tendrán que pagar ningún euro cuando con la compraventa de su casa no haya ganado dinero», ha afirmado Rodríguez.

Print Friendly, PDF & Email