El Real Zaragoza homenajea a la afición con el primer triunfo en casa del año (2-0)

Nano Mesa sentenció el partido anotando el 2-0. Foto: Real Zaragoza

El zaragocismo, por fin, volvió a salir feliz de La Romareda. El Real Zaragoza cuajó un partido de altísimo nivel para ver ofrecer la primera victoria de la temporada en casa (2-0), con goles de bella factura de Borja Sáinz y Nano Mesa. Tras el triunfo ante el Sporting, los de Juan Ignacio Martínez terminan la jornada en mitad de tabla, con 19 puntos y la moral por las nubes.

Afrontaba el duelo el Real Zaragoza con la ilusión de brindar un triunfo a la afición. Esta vez, JIM apostaba por un 4-3-3 con Cristian en portería y línea de cuatro para Fran Gámez, Alejandro Francés, Jair y Nieto. El trivote era para Petrovic acompañado en los costados por Francho y James. Arriba, Borja Sainz y Nano Mesa hacían de extremos y Álvaro se ubicaba como delantero centro. En las filas del Sporting había jugadores como Djuca, Puma Rodríguez o Pedro Díaz.

El partido empezó de lo más entretenido para el espectador. Ya en el minuto 3, Borja Sainz se metía dentro del área y, casi en la línea de gol, Álvaro no enganchaba la pelota para empujarla. Después respondía el Sporting con un centro chut que se perdía. A continuación, tras varios rechaces, Igbekeme ajustaba demasiado dos veces, en el 7 y en el 10. Entre tanto, el Puma Rodríguez probaba de lejos sin fortuna para los suyos.

Pasados los quince de juego, a punto estaba Álvaro Giménez de cabecear otro balón en el área pequeña, pero la defensa gijonense lograba estorbar al delantero. Juca fingía un golpe en el rostro y hacía picar al colegiado para obtener una falta de lo más peligrosa, pero tampoco así lograban perforar la meta de Cristian. La más bonita para ser gol era una pérdida del Sporting que terminaba con Francho filtrando un pase de tacón al que no llegaba Borja Sáinz allá por el 25.

Pero he aquí que llegaría la alegría para los maños. Borja Sáinz robaba un balón a Berrocal para marcharse de Gragera con un autopase, colarse en el área, chutar y poner en pie a La Romareda con el 1-0. Los maños a partir de entonces empezaron a controlar el partido sin riesgos, dando pausa y tratando de salir a la contra. Además, con una presión alta, Álvaro Giménez robaba la pelota y casi hace el 2-0.

Segunda parte para sentenciar

Los nervios se caldeaban fruto de que el Sporting no quisiese tirar la pelota fuera del campo para atender a Álvaro cuando los maños sí que lo habían hecho cuando tocaba al revés. Esa jugada marcó los minutos posteriores, y lo aprovecharía el más listo de la clase: Nano Mesa. Un pase por alto de Francés dejaba solo al canario ante Mariño, regateaba a la perfección, anotaba el 2-0, y el linier lo anulaba. Sin embargo, poco tardaría el VAR en corregir al juez de línea y decretar que el tanto debía subir al marcador.

El Real Zaragoza apostaba por defender con solidez y aprovechar las contras desde que hizo el segundo. Los de Gijón parecía que despertaban, y aunque el peligro que generaban no era serio, Francés y Jair tenían que emplearse al máximo. Tampoco ayudaba un arbitraje que, a pesar de sumar un número de faltas similares, casi triplicaba a los maños en tarjetas.

Se cumplieron los 90 minutos y pasó el tiempo de prolongación para que, por fin, después de varios meses, los maños volviesen a vencer en La Romareda. El Real Zaragoza esgrimió un altísimo nivel para alcanzar la docena de partidos sin perder y así, en apenas cuatro días, liberarse de todas las losas. Los zaragocistas han demostrado que no se conforman y quieren más.

Print Friendly, PDF & Email