Una avalancha de colores asalta las paredes del Arrabal

El mural "Diversiflora", de Ekosaurio, combina plantas de Aragón y de Puerto Rico, país del artista

Por las fachadas del Arrabal comienzan a escalar desde hace una semana flores, instrumentos de jazz y figuras geométricas. El festival de arte urbano Asalto ha llegado al barrio y sus vecinos comienzan a notarlo. Se trata de una cita cultural que va ya por su decimosexta edición, un evento en el que artistas tanto del panorama nacional como internacional dejan su huella en Zaragoza, siempre con un carácter comunitario y donde los ciudadanos se hacen partícipes de este a través de talleres y visitas guiadas.

Asalto no ha parado ni en pandemia, tras el pasado año en San José, una edición que por motivos sanitarios fue complicada de organizar, el festival se instala este 2021 en el barrio Arrabal para realizar diez intervenciones artísticas en forma de mural inspiradas en la historia del distrito. Participan en estos murales Asis Percales, Berni Puig, Dani Hache, Ekosaurio, Letsornot, Maite Rosende, Mina Hamada, Nelio, Olga de Dios y Twee Muizen.

El ilustrador y animador canario, Dani Hache

Dani Hache, ilustrador y animador canario, es un claro ejemplo del interés del festival por conectar con la ciudad. “Me inspiro en el movimiento de jazz que hubo en el barrio en los 80 y principios de los 90 y que continúa hasta el día de hoy”, ha contado el artista, quien ya participó el pasado año en el proyecto paralelo 15/15, donde quince artistas conversan con vecinos del barrio y crean una pieza al respecto. “Es increíble el planteamiento de Asalto. No solo se pinta en el barrio, la organización te proporciona información de él para que la relaciones con tu obra y eso la gente lo acepta superbién, se sienten identificados”, ha explicado Hache.

Los hay de todos los colores, nunca mejor dicho, y de todas las formas, realistas y abstractos, como Julián Martínez (Letsornot), quien interviene las paredes del Centro Cívico Tío Jorge “Mi acción procede del taller que hicimos de composición abstracta del fin de semana pasado. Algunas de esas composiciones formarán parte del imaginario del muro, sobre todo en la parte de atrás”, ha explicado.

El dúo Twee Muizen (Denis y Cris) participa en Asalto 2021

En el caso de Twee Muizen, dúo artístico formado por Denis y Cristina, se decantan por representar «la montaña como refugio» relacionándola con el Pirineo aragonés. «Somos gallegos, pero venimos de Barcelona y siempre necesitamos ese espacio donde relajarnos», ha explicado Denis. Además del mural, este dúo ha llevado a cabo dos talleres de máscaras textiles, uno para adultos y otro infantil y el Centro de Historias acoge estos días una exposición en el que emulan su taller creativo e invitan al público a sumergirse en su particular universo artístico.

El puertorriqueño Ekosaurio toma también de referencia la naturaleza de Aragón en su mural “Diversiflora”, una combinación de la flora de su país natal y del territorio que ahora visita. “Partiendo de la zona de Zaragoza que se ha caracterizado por la agricultura tenemos los arándanos, los olivos y el tejo. Las flores son de mi país, como la ipomea o la magnolia”, ha descrito el artista.

El mural de Asís Percales y Geco, donde el proceso de creación de los dulces con un toque infantil está inspirado en el pasado industrial del barrio

De la naturaleza a lo artificial, Asís Percales y Geco unen sus fuerzas en un mural inspirado en el pasado industrial del barrio. “Decidimos mezclar los dos estilos teniendo en cuenta que era un parque, hemos hecho algo más infantil inspirado en el barrio, el tema industrial, la azucarera, y es el proceso desde la recolecta del trigo, la elaboración de un dulce y al final el disfrute de este”, señala Geco. “Nos hemos inspirado también en la historia de Charlie y la fábrica de chocolate”, ha añadido Asís Percales.

Aunque en las últimas ediciones Asalto había comenzado a incorporar una parte más escultórica, el cambio de fechas que sufrió y la burocracia que supone realizar instalaciones artísticas en la vía pública, desde la organización han optado, al menos en esta edición, a centrarse en lo pictórico.

Un detalle del mural de Dani Hache, inspirado en el movimiento de jazz del Arrabal en los años 80 y 90

Actividades paralelas

Si algo caracteriza a Asalto es su intención de involucrar a los vecinos en festival. En esta edición se han programado talleres infantiles con los colegios Eugenio López y Cándido Domingo, a cargo de Olga de Dios y Maite Rosende, el taller de estampación de Letsornot y los talleres de máscaras bordadas de Twee Muizen. “Son un rotundo éxito, lo que demuestra que la gente tiene ganas de participar de las propuestas que hace todos los años Asalto por su vertiente comunitaria, experimental y por la posibilidad de trabajar codo con codo con artistas”, ha comentado Alfredo Martínez, miembro de la organización.

Son ya una parte clásica los vinilos instalados en las paredes del tranvía, que corren a cargo de Blanca Vázquez, Eneas Mínguez, Erica con C, Rubén Hervás, Rut Pedreño y XCAR Malavida.

El mural de Mina Hamada, artista plástica de origen japonés afincada en Barcelona desde los finales de 2009

Como novedad, se ha celebrado el festival Jazz al Margen, la ruta de tapas “Asalto Arrabal” y la presentación de la novela “Flor de Arrabal”, de Carmen Santos, así como las visitas guiadas por los murales y por la parte histórica del barrio.

A modo de cierre, este fin de semana se presentarán las obras del proyecto 15/15, que por el momento se mantienen en secreto, ha explicado Alfredo Martínez: “Lo interesante es cómo nacen estas obras, fruto de una convocatoria entre vecinos y vecinas con artistas de Aragón y de fuera. Cada una está inspirada en una conversación entre el artista y un vecino o una vecina del barrio”.

Print Friendly, PDF & Email