Detenido por conducir con dos kilos de cocaína en el asiento del copiloto en avenida Navarra

Durante el registro del vehículo en el que viajaba se hallaron 2.200 gramos de cocaína

Un varón de 52 años fue detenido el pasado 22 de septiembre como presunto autor de un delito de tráfico de drogas por Agentes de la Jefatura Superior de Policía de Aragón. El detenido en la operación contaba con varios domicilios en la ciudad de Zaragoza, todos ellos en la zona del barrio de las delicias, lo que dificultó enormemente la investigación policial.

En torno a las 23.00 horas de ese miércoles, operativos de la Brigada Regional de Policía Judicial ponían fin a varias semanas de ardua investigación para localizar y detener al presunto autor de un delito de tráfico de drogas. Dicha investigación se centraba en un domicilio del zaragozano barrio de las Delicias, desde donde al parecer se abastecía de cocaína a gran cantidad de consumidores.

Agentes de la Brigada Regional de Policía Judicial en unión con varios indicativos de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana que colaboraron en el dispositivo de detención, localizaron al presunto traficante a bordo de un vehículo en la Avenida de Navarra, siendo interceptado en calle Rioja, momento en el que se procedió a la detención.

Durante el registro del vehículo en el que viajaba se hallaron 2.200 gramos de cocaína, los cuales portaba en el interior de una bolsa de una conocida cadena de comida rápida depositada sobre el asiento del copiloto.

Una vez conducido hasta dependencias policiales se realizaron los trámites pertinentes, entre ellos y previa petición al Juzgado de Instrucción, el registro de dos de los inmuebles con los que se había relacionado al detenido durante la investigación y que como resultado arrojó el hallazgo de más de mil euros en efectivo y útiles para la manipulación y corte de sustancias estupefacientes para su posterior venta, tales como maquinas de envasar, selladoras e incluso una prensa artesanal.

A lo largo de la tarde del viernes 24 de septiembre el encartado fue conducido hasta el Juzgado de Instrucción, quien después de oírlo en declaración decretó su ingreso en prisión.

Print Friendly, PDF & Email