Teresa Ribera se compromete a remitir a Aragón un informe sobre el estado de las obras hidráulicas

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha sido recibida por el presidente de las Cortes, Javier Sada

Las Cortes han acogido este miércoles la Comisión Mixta de Seguimiento del Pacto del Agua. Tras el encuentro, la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha comparecido ante los medios para trasladar el compromiso del Gobierno de España con Aragón en materia del agua, manifestando que remitirá un documento “lo más preciso posible” respecto a la situación de cada obra hidráulica que se está acometiendo en la Comunidad en el que se analicen “cuestiones relacionadas con los costes e impactos ambientales, sociales y técnicos”. Esto es, el estado de grandes obras que se están llevando a cabo tales como Yesa, Mularroya, Almudévar o Santolea. No obstante, ha afirmado que la posición del Ejecutivo nacional es “enormemente escrupulosa” en todos los términos que ello implica.

La también vicepresidenta tercera ha recordado que el Plan Hidrológico del Ebro 2022-2027 se trata, a día de hoy, de un ejercicio de actualización abierto y sometido a información pública, motivo por el que “se pueden aportar alegaciones y propuestas y organizar mesas redondas específicas”. En este sentido, ha reconocido que, cuando uno mira cuáles son las previsiones de puestas en regadío incorporadas en los compromisos y las coloca sobre el mapa de España con el volumen disponible, “hay una dispersión evidente”. “Si hay quien considera que en la lectura actualizada de prioridades se han dejado de reflejar peticiones o aspiraciones, es el momento oportuno de proponer”, ha subrayado.

Ribera, que ha calificado la reunión de “interesante y fructífera”, se ha remontado al pasado destacando que fue hace 30 años cuando se tomó la decisión de organizar este formato “para anticipar los desafíos en asuntos hidráulicos para los aragoneses”. Y es que la última actualización se dio en el 2013, por lo que continúa siendo muy importante “transformar, actualizar y desarrollar desafíos en función de las circunstancias cambiantes”. Estos retos, a juicio de la responsable, pasan por la disponibilidad de escenarios hidráulicos distintos. “Veremos ante nosotros la necesidad de afrontar escenarios extremos como periodos de sequía e inundaciones, además de solucionar la contaminación concreta y difusa”, ha continuado.

También ha remarcado que resulta fundamental aprovechar las condiciones que se van presentando, como el Plan de Mecanismo de Recuperación y Resiliencia (MRR), que permite trabajar en líneas maestras que afectan de manera directa a los aragoneses. Entre ellas se incluye la lucha contra la contaminación (ha recordado que este martes se aprobó un millón de euros para reducir el lindano en el rio Gállego), la preservación de acuíferos, las labores de depuración y saneamiento o el trabajo para la recuperación de riberas, así como la modernización de regadíos.

Térmica de Andorra

En otros términos, se ha referido a la central térmica de Andorra, a raíz de la publicación de este mismo miércoles a cargo del Miteco sobre las condiciones de explotación de la subasta de 1.200 megavatios. “Hay una serie de líneas de ayuda activas. El 20% de los proyectos están a punto de financiarse y el 10% se encuentran dentro del concurso del nudo Mudéjar”, ha matizado, antes de apuntar que a la localidad le corresponderían en torno a 92 millones de euros para las cuencas mineras. Además, ha confirmado que visitará la provincia de Teruel dentro de 15 días y el municipio andorrano en los próximos meses. “Quiero agradecer la voluntad constructiva de la gente de la zona. No son tanto los recursos como trabajar bien los proyectos. Resulta prioritario trabajar para que las iniciativas empresariales tengan viabilidad a medio y largo plazo”, ha expuesto.

Por último, ha hecho alusión a la contaminación difusa de la cuenca del Ebro, despuntado que “es uno de los mayores quebraderos de cabeza de los gestores de agua en cualquier punto del territorio nacional”. Antes de asegurar que acudirá a Aragón “al menos” una vez al año para actualizar y debatir acerca de planes hidrológicos, ha explicado que las confederaciones pueden participar en ocasiones directamente, pero en otras “no están vinculadas a la presencia de las necesidades de agua, más difusa y ajena a ese control de superficies subterráneas”.

Olona exige a Ribera coherencia con el Pacto del Agua

En representación del Gobierno autonómico, el consejero de Medio Ambiente, Joaquín Olona, ha querido destacar el esfuerzo que viene realizando España con Aragón en materia hidráulica. “Se destina el 16% del presupuesto nacional a las obras en la Comunidad”, ha anotado. El responsable del ramo ha expuesto púbicamente la solicitud que le ha planteado a la ministra: “Desde la DGA exigiremos que el Plan Hidrológico sea coherente con el Pacto del Agua, al que ella ha comprometido su apoyo reconociendo que es un instrumento útil y que debe seguir siéndolo durante los próximos años”, ha sostenido.

Asimismo, ha adelantado que “inmediatamente” convocará la Comisión del Agua de Aragón para plantear la ratificación de los miembros de la ponencia que han de constituir la Mesa del Agua. “De esta manera podremos abordar la adecuación, el acondicionamiento, la mejora y la actualización del Pacto del Agua”, ha insistido. De todos modos, ha reconocido las diferencias que existen en la Comunidad en materia hidráulica, incluso dentro del propio cuatripartito. “No descubro nada si digo que en el seno del Gobierno hay diferentes enfoques”, ha expresado.

Las formaciones parlamentarias alertan de «falta de concreción»

Tras las intervenciones de Ribera y Olona, ha sido el turno de diferentes diputados parlamentarios de los partidos insertos en el Parlamento autonómico. Varios de los portavoces han alertado de “falta de concreción” en las respuestas de la ministra, considerando que, teniendo en cuenta que no se celebraba esta comisión desde hace tres años, quizás era necesaria una documentación actualizada del estado de las obras hidráulicas.

Por parte del PP, Ramón Celma ha pedido a la ministra que “salga de las alfombras para conocer los problemas de los agricultores y ganaderos”. “Debe pisar tierra y atender a las necesidades de los aragoneses”, ha incidido, al tiempo que se ha dirigido al presidente de Aragón, Javier Lambán, para exigirle que inste al Gobierno central a financiar y ejecutar las obras del Pacto del Agua.

En representación de IU, Álvaro Sanz ha trasladado hasta ocho cuestiones a la vicepresidenta tercera. Entre ellas, los planes de restitución, la necesidad de revertir los autos hidrológicos que van a finalizar sus concesiones, la situación de la depuración en Aragón, el estado de la contaminación difusa por nitratos en buena parte del territorio (la sufren cerca del 24% de los municipios) o el abastecimiento de agua a Zaragoza. También ha preguntado por el estado de las obras, sobre todo Mularroya, “que tiene que ser descartada”, y el panorama de Biscarrués. “Queremos que las sentencias desfavorables nos hagan reflexionar y avancemos hacia una adecuada gestión de los recursos”, ha puntualizado. “En el caso de Yesa le hemos preguntado por la cuestión de seguridad, el coste definitivo y el calendario”, ha concluido.

Desde el PAR, Jesús Guerrero ha sostenido que “en esta tierra agua es sinónimo de futuro, es vida, ya que Aragón supone el 10% de España”. Realzando la posición de su partido de oponerse al trasvase del Ebro, ha destacado que “nuestra visión no es frenar el crecimiento, sino aprovechar cualquier tipo de oportunidad sostenible, social y moderna para crear oportunidades en torno al agua”. “Cualquier obra iniciada en el marco del Pacto del Agua se debe acabar en Aragón. Estamos buscando que España sea leal con nosotros y se avance con concreción”, ha zanjado.

Mientras, el portavoz de Vox, Santiago Morón, ha reivindicado que su formación apuesta por “asegurar que el agua llegue a todos los rincones de la nación mediante la interconexión de todas las cuencas”. “Casi 30 años después de la firma del Pacto del Agua, el balance que podemos hacer es desalentador. No ha habido ningún trasvase, pero el desarrollo de las obras no alcanza ni al 75%”, ha expresado. En última instancia, considera que, hoy en día, el riesgo para el campo aragonés no es el trasvase, que parece haberse convertido en la «palabra comodín», sino la “incertidumbre con la que las gentes del campo viven los cambios políticos y sociales unido a las estrictas políticas medioambientalistas que impone el Gobierno de España”.

El presidente de CHA, Joaquín Palacín, ha hecho hincapié en la necesidad de reversión de los altos hidráulicos. “Hay alrededor de catorce embalses que van a volver a manos públicas”, ha explicado, instantes antes de reafirmar la postura de su formación acerca de “hablar de todo con un folio en blanco y buscar nuevos acuerdos”. Por parte de Podemos, Marta de Santos ha expuesto que “seguiremos empujando un nuevo pacto social del agua con base en el dialogo, la ciencia y los conocimientos técnicos”. Y es que para su grupo, lo que requiere Aragón para tener agua es “desatascar conflictos, aplicar tecnologías y cumplir las leyes actuales”. “En esta revisión hemos podido comprobar enfoques en base a la ciencia y el conocimiento”, ha incidido.

El penúltimo diputado en intervenir ha sido Ramiro Domínguez. El parlamentario de Ciudadanos ha reconocido haberle confesado a Ribera que “en Aragón no existe consenso ni unidad, ni siquiera en el mismo gobierno”. Por esta razón, ha propuesto a la ministra que haga de mediadora para alcanzar acuerdos dentro del pacto. “Se nos queda sabor agridulce. Al menos nos hemos reunido después de tres años, pero queremos el documento que ha prometido la ministra, y a partir de ahí comenzaremos a hablar”, ha manifestado.

Por último, el socialista Vicente Guillén ha mostrado su satisfacción después de que España se comprometa a finalizar las obras todavía pendientes. “El agua es fundamental para el desarrollo de territorios áridos de Aragón y para que la lucha contra la despoblación se haga efectiva”, ha expuesto. En sus últimas palabras, y tras escuchar la comparecencia del diputado popular Ramón Celma, ha rememorado que “en anteriores etapas del Partido Popular se reunían cada cuatro años o incluso no había encuentros para tratar este tema”. “Me ha sorprendido que el PP le diga a la ministra que pise tierra. Quiero decirles que Ribera pisa tierra, pero ya estamos los socialistas para decirle cuáles son los problemas reales”, ha concluido.

Print Friendly, PDF & Email