El Huesca rescata un punto en Ponferrada en el minuto 95 y con diez (1-1)

Seoane convirtió la pena máxima para meter un punto en el bus del equipo. Foto: sdhuesca.es

La Sociedad Deportiva Huesca rescató un punto en el último suspiro de un trabajado encuentro en el feudo de la S. D. Ponferradina (1-1), tras jugar los últimos veinte minutos con diez jugadores. La expulsión de Marc Mateu en el minuto 67 amenazó con pesar demasiado, ya que solo unos minutos después se adelantaba la Ponferradina con un gol de Espiau. Pero el Huesca, sostenido por las paradas de Andrés, encontró el premio ya en el tiempo de descuento, cuando una falta sobre Mikel Rico en el área fue señalada como penalti tras revisarlo en el VAR. Seoane convirtió la pena máxima para meter un punto en el bus del equipo.

La primera parte fue de igualdad máxima en el feudo berciano: un tiro a puerta de cada equipo, número de llegadas al área similar y la sensación de un duelo muy parejo. Primero abrió fuego el cuadro local, con un peligroso chut de Enrich desde dentro del área que salvó gracias a una gran mano Andrés Fernández. Contestó rápido Nwakali, que chutó desde la frontal en varias ocasiones, la primera con mucho ímpetu obligando a Amir a detener el cuero. La más clara de los primeros 45 minutos no fue esa, sino un venenoso centro de Seoane por la izquierda en el que por poquísimo no llegaron al remate ni Pitta ni Ratiu en el minuto 21. Después de la media hora de juego, la mayor amenaza de los azulgranas sobre la portería contraria fue una falta directa ligeramente alta de Marc Mateu, mientras que no había noticias en el área de Andrés.

Tras los primeros compases del segundo periodo, Xisco introdujo un triple cambio con la entrada de Escriche, Rico y Ferreiro en el lugar de Ratiu, Pitta y Nwakali. El Huesca creció entonces, más aún con el paso de los minutos. Probablemente cuando más volcado tenía el campo el cuadro oscense a su favor, llegó la desafortunada expulsión de Marc Mateu en una acción en la que golpeó con la pierna a Adot en el minuto 67. El colegiado corrigió su tarjeta amarilla inicial tras consultar el monitor del VAR.

Minutos después, en el 70′, el ariete Yuri remató a gol, pero su tanto fue correctamente anulado por un claro fuera de juego. Poco después, el propio Yuri remató alto un cabezazo después de un centro lateral, recurso que la Deportiva utilizaba cada vez más para embotellar a los altoaragoneses. Un córner muy cerrado a menos de 10 minutos del final inquietó a los de Xisco, con Mikel Rico salvando casi bajo los palos un tiro oponente después de un rechace. El Huesca no se amilanó y siguió peleando, pero en el tramo final llegó el mazazo del tanto local: un centro bombeado lo picó con la testa Edu Espiau, dio en la madera y se coló en la portería azulgrana.

El duelo parecía listo para sentencia, y más cuando la Ponferradina estuvo a punto de hacer el segundo tras un robo en campo azulgrana. Pero Andrés salvó el mano a mano y alfombró la posibilidad de un empate que llegó ya pasado el 95. Una patada sobre Mikel Rico en un balón dividido supuso el penalti que Seoane convirtió en el 1-1 definitivo.

Print Friendly, PDF & Email