Aliaga defiende que la subasta de 1.200 MW en Andorra creará oportunidades de desarrollo económico

En el proceso de selección, se tendrá en cuenta especialmente la creación de empleo, el desarrollo empresarial y la lucha contra la despoblación

El vicepresidente y consejero de Industria, Competitividad y Desarrollo Empresarial, Arturo Aliaga, se ha mostrado satisfecho con la publicación del concurso de los 1.200 MW de la Central Térmica de Andorra porque, a su juicio, supone que el Gobierno de España mantiene su compromiso con la zona afectada por el cierre de la minería. Este será el primer proyecto que se desarrolla en la zona y demuestra que “la descarbonización genera nuevas oportunidades de desarrollo económico, social e industrial que revitalizará la economía”. En definitiva, subraya Aliaga, “esta medida viene acompañada por el mantenimiento del empleo y la creación de actividad en el territorio y cumple a la vez con los objetivos de generar energía renovable y reducir emisiones”, recordando que este proyecto priorizará la creación de empleo, el desarrollo empresarial y la lucha contra la despoblación.

Aragón participará en este proceso que generará oportunidades empresariales y sociales en las zonas afectadas por el cierre de la térmica y de las minas. Además, en esta medida se han tenido en cuenta las consideraciones que reclamaba Aragón al incluir los 34 municipios para que los proyectos medioambientales, sociales y empresariales se extiendan por el territorio, a lo que se añade que se reservan 100 megavatios para pequeños proyectos y los 1.200 restantes para que puedan optar grandes iniciativas empresariales.

Tal y como recoge hoy el Boletín Oficial del Estado, el objetivo de los concursos de accesos es conseguir los mayores beneficios para las zonas de transición justa directamente afectadas por el cierre de las centrales térmicas, los trabajadores, los municipios y la población en general.

El Gobierno central ha sacado a concurso la capacidad de acceso a los 1.300 MW del Nudo de Andorra y cumple así su compromiso de que el Convenio de Transición Justa con la comarca turolense de Andorra-Comarcas Mineras sea el primero en contar con este instrumento legal. Permitirá la concesión de una capacidad de acceso a la red eléctrica otorgable de hasta 1.300 megavatios, una cifra superior a la potencia instalada que tenía la central de esta localidad turolense, que eran 1.050.

Los criterios de adjudicación buscan optimizar las inversiones en generación renovable en el territorio del convenio, focalizándolos en el cumplimiento de los objetivos de la Estrategia de Transición Justa y los objetivos de Reto Demográfico para que puedan ser valorados de forma objetiva y transparente.

El objetivo del otorgamiento de la capacidad de acceso; es decir, de evacuación a la red, es facilitar y fomentar la instalación de nueva generación de energía eléctrica renovable que impulse la recuperación económica y social de las zonas de transición justa afectadas por los cierres de centrales. En el proceso de selección, se tendrá en cuenta especialmente la creación de empleo, el desarrollo empresarial y la lucha contra la despoblación.

La Estrategia de Transición Justa tiene el objetivo de potenciar los impactos positivos de la transición ecológica en la actividad y el empleo, así como minimizar sus impactos negativos, sobre todo en los municipios, como es el caso de las zonas mineras de Aragón, en los que se concentran a corto plazo. El Plan de Acción Urgente está pensado para comarcas de carbón y busca dar respuesta al cierre de explotaciones mineras, así como de centrales térmicas de carbón y centrales nucleares para el mantenimiento del empleo y la creación de actividad en esos territorios a través del acompañamiento a sectores y colectivos en riesgo, la fijación de la población al territorio y la promoción de una diversificación y especialización coherente con el contexto socioeconómico.

Print Friendly, PDF & Email