Aitiip desarrolla nuevas metodologías para reducir el 30% de las emisiones de los aviones del futuro

Este mes, Heron pone el broche final a más de tres años de investigación

El proyecto europeo Heron, coordinado por el centro tecnológico zaragozano Aitiip, ha logrado desarrollar un conjunto de tecnologías inteligentes para fabricar el demostrador de un ala de avión más sostenible. Con una metodología de vanguardia, permitirá estudiar la integración técnica y propiedades aerodinámicas necesarias para la próxima generación de aeronaves. El objetivo es disminuir en un 25% el consumo de energía en los procesos de producción y en los vuelos, y reducir en un 30% las emisiones de CO2 del tráfico aéreo del futuro. Este mes, Heron pone el broche final a más de tres años de investigación.

El transporte aéreo representa cerca del 2% de las 36.000 millones de toneladas de CO2 generadas al año por la actividad humana. Teniendo en cuenta estas cifras, Europa ha sellado su compromiso con el nuevo paradigma de sostenibilidad y economía circular que debe regir los procesos de producción aeronáuticos, empezando por el desarrollo de tecnologías, materiales y piezas más eficientes en términos de rentabilidad energética y económica.

Heron, enmarcado en la estrategia de Clean Sky 2 Joint Undertaken y financiado por la Comisión Europea con casi un millón de euros, se ha centrado en las tres partes fundamentales de una sección del ala: el borde de ataque, el cajón de torsión y el borde de salida. Viene a complementar al proyecto HLFC-Win, un demostrador de ala de flujo híbrido laminar.

Por un lado, el proyecto se ha orientado a un diseño modular para procesos Resin Transfer Moulding (RTM) que facilitan las estrategias de calentamiento y desmoldeo de piezas de vanguardia. Por otro, al empleo de un sistema híbrido de Additive Layer Manufacturing (ALM) de alta tasas de deposición. Heron, además, ha combinado la impresión 3D en metal-polímero con otros procesos de mecanizado de alta precisión para garantizar, mediante sensórica, las tolerancias aerodinámicas necesarias para un ala de flujo laminar, permitiendo así un control casi en tiempo real de todo el proceso productivo.

Vuelos más sostenibles: reducir emisiones de CO2 un 30%

El ala es una de las partes clave del avión, ya que hace posible el vuelo. Sin embargo, genera un importante consumo de combustible, debido la resistencia por fricción con el aire. El objetivo general del proyecto es reducir dicho coeficiente de resistencia aerodinámica en al menos un 8%, utilizando un perfil laminar y un control de la capa límite mediante succión, y contribuyendo, por tanto, a reducir el consumo de combustible. La meta es que las aeronaves del futuro sean capaces de consumir menos y reducan sus emisiones de CO2 en un 30%.

En este sentido, las tecnologías aplicadas a las piezas desarrolladas en Heron consiguen las tolerancias y calidad final de las estructuras laminares, y rentabilizan los procesos de fabricación asociados, disminuyendo en un 30% el tiempo de ciclo de producción. Esto, a su vez, reduce los costes de fabricación en un 20%, el consumo de energía en un 25% y el impacto medioambiental tanto en el entorno de producción como en el momento en que el avión está en el aire.

Además de Aitiip, han participado activamente en el proyecto los británicos Alchemie y la multinacional Aernnova, como receptora de las innovaciones alcanzadas. Aitiip ha liderado el desarrollo tecnológico referido a la fabricación de utillajes innovadores, y la parametrización de procesos de fabricación aditiva híbrida de alta tasa de deposición. Alchemie, por su parte, se ha encargado de desarrollar una nueva familia de formulaciones poliméricas aptas para la fabricación aditiva (impresión 3D) de grandes componentes, como el ala de un avión.

Print Friendly, PDF & Email