Mi sobrina de 19 años ha empezado a dar clases a unos niños pequeños. Dice que le pagan muy poco pero la animo a que continúe con su formación. Su padre le dice que lo deje

Tomar decisiones sobre el futuro nunca resulta fácil. Muchos jóvenes tienen que decidir aspectos tan importantes como si seguir estudiando o introducirse en el mundo laboral, al terminar su etapa escolar. La eterna cuestión para la que no existe una opción correcta, sino la que más conviene para cada futuro de la persona.

Es realmente complicado decidir a lo que uno se quiere dedicar sabiendo que esa elección determinará gran parte de tu vida. Por ello, para evitar esta presión, es importante que transmitáis a vuestra sobrina que la vida da muchas vueltas y aunque es una decisión importante, no es inamovible, hay margen para equivocarse y para reconducir el futuro de nuevo. Los jóvenes pueden planificar su carrera profesional aunque se encuentren a la vez trabajando, ya que es perfectamente compatible y además muy beneficioso. Para ayudarles a saber a qué quieren dedicar su futuro y en qué momento, hay que transmitirles que tienen que hacer algo que les apasione o, al menos, les motive.

Mi consejo: A pesar de que las personas más cercanas a vuestra sobrina le daréis consejos en base a vuestras experiencias, lo que es verdaderamente importante es que le animéis a que piense detenidamente adónde quiere llevar su vida y cuál es el mejor camino para llegar a ese objetivo.

Print Friendly, PDF & Email