La S.D. Huesca empata contra el Amorebieta y prolonga su mala racha como local (1-1)

Ferreiro estuvo muy activo en su regreso a los terrenos de juego tras su lesión // Foto: S.D. Huesca

Xisco Muñoz no ha podido hacerse con la victoria en su estreno como técnico de la S.D. Huesca. Los altoaragoneses se adelantaron en El Alcoraz antes del cuarto de hora de juego ante el Amorebieta, pero a falta de doce minutos para la conclusión, un gol en propia meta de Marc Mateu posibilitó el empate de los vizcaínos. El tanto oscense también había llegado en una acción de mala fortuna para el cuadro vasco después de que Luengo introdujera el cuero en su portería tras un mal despeje.

El nuevo entrenador de la S.D. Huesca mostró un cambio de sistema y hasta cuatro novedades en el once. Pasó del 4-2-3-1 al 4-3-3 con el regreso de Seoane y las entradas de Mikel Rico, Gaich y Ferreiro. Compases iniciales con imprecisiones por parte de ambos conjuntos, pero era la escuadra local la que pronto subiría el primero al marcador. Arregi salió de su zona para despejar un balón, chocando su despeje con su compañero Luengo, haciendo el balón una vaselina a Saizar y colándose dentro de su portería. Uno de los goles “tontos” de la jornada, sin duda alguna. No obstante, el colegiado Quintero González anuló el tanto por fuera de juego, pero el VAR rectificó su decisión y en el minuto 13 el 1-0 ya lucía en el electrónico.

Acto seguido, Marc Mateu estuvo a punto de lograr el 2-0, pero su disparo cruzado salió rozando el palo largo. Bajó el ritmo del choque, con muchas interrupciones y sin ocasiones claras. Pasada la media hora, un gran centro de Seoane al segundo palo iba a ser rematado por el propio Mateu, que andaba con la caña preparada, pero Óscar Gil estuvo providencial para mandar el esférico a saque de esquina. Y dos minutos más tarde la tuvo el Amorebieta por medio de Orozko, pero su disparo salió dirigido al centro de la meta custodiada por Andrés Fernández, que detuvo sin dificultad. Hasta ahora eran los altoaragoneses quienes controlaban los tiempos del partido con relativa comodidad, pero sin conseguir la sentencia antes del descanso.

Segunda mitad 

Arrancó la segunda mitad sin cambios en la S.D. Huesca. Por parte del equipo dirigido por Íñigo Vélez entró Unzueta en detrimento de Guruzeta. En el minuto 51, la tuvieron los zornotzarras con un potente disparo de Olaetxea dentro del área que terminó chocando con el lateral de la red. Y en el 54 respondieron los oscenses con un balón envenenado que puso Ferreiro al segundo palo, aunque fue repelido al banderín de córner tras un barullo en el área. Xisco Muñoz quería piernas frescas e introdujo a Nwakali en lugar de Mosquera.

Alcanzado el 64, Pulido recuperó un balón en zona defensiva y se sumó al ataque, llegando a rozar el remate en la finalización de la jugada. Y pasado el 70 de juego, de nuevo el miedo en el cuerpo de la S.D. Huesca. Un centro de Larrazabal que toca casi sin querer Salvador salió lamiendo el poste izquierdo. A punto estuvo de entrar un segundo gol en propia, preludio de lo que sucedería instantes más tarde.

Si en el primer tiempo la suerte le sonrió al Huesca, en el minuto 78 la diosa fortuna se alió con el Amorebieta. Marc Mateu metió el pie en el último momento para desviar un centro y evitar un remate desde dentro del área, con la mala pata de que el balón acabó colándose dentro de su portería. 1-1 a falta de menos de un cuarto de hora para el pitido final. El técnico valenciano quemó sus naves dando entrada a Buffarini, Escriche y Juan Carlos por Florian Miguel, Ferreiro y Seoane. El empate dio alas a los vascos, que se volcaron en busca de su segundo tanto. De todos modos, serían los locales quienes gozarían de una clara ocasión en las botas de Salvador. En el 87, le cayó un balón muerto en el segundo palo al central del Huesca, pero su disparo lo repelió Saizar con una buena parada abajo.

De aquí al cierre, ninguna oportunidad más para ninguno de los dos conjuntos, que sellaron las tablas en un choque con protagonismo sin igual de los tantos en propia meta. De esta manera, la S.D. Huesca prolonga su mala racha en casa, encadenando tres empates y dos derrotas consecutivas. En la jornada intersemanal, se desplazará el martes a León para medirse a la Ponferradina, sexto clasificado en la tabla.

Print Friendly, PDF & Email