Seis de cada diez empresas subirán el precio de sus productos si la electricidad sigue disparándose

De alargarse esta situación, un 5% tomará medidas más drásticas como apoyarse en ERTE

Un 59% de las empresas de la industria del metal optarán por incrementar significativamente los precios de sus productos a nivel general si la electricidad continúa disparándose durante esta crisis energética. Y es que un 92% afirma que ha notado el aumento de las facturas de la luz, lo que hace que el coste de producción se encarezca. Para paliar este gasto, la solución más sencilla es incrementar también el precio del producto final.

Esta es la respuesta más recurrente que han dado en una encuesta realizada por la Federación de Empresarios del Metal de Zaragoza (FEMZ) en la que han participado alrededor de 100 empresas. El 22% de ellas todavía puede asumir el incremento de la electricidad en sus facturas. Sin embargo, de alargarse esta situación, un 5% tomará medidas más drásticas como apoyarse en Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) e incluso un 3% podrían llegar a cerrar sus negocios, tal y como ha explicado el presidente de FEMZ, Javier Ferrer.

La subida de la luz afecta directamente en los costes de producción de las empresas, lo que ha derivado en una inflación “salvaje” que se sitúa en un 5,5% a nivel nacional. De esta manera, un 5% de las empresas que han participado en la encuesta han visto incrementados sus costes entre un 50% y un 80%, mientras que en trece de ellas han ascendido entre un 20% y un 50%. Por otro lado, a seis de cada diez empresas les cuesta entre un 5% y un 20% más producir.

Así pues, no solo los hogares, sino también los negocios tienen que buscar maneras de ahorrar en su factura de la luz. En este caso, un 38% de empresas utilizará nuevas medidas de eficiencia energética y de ahorro de consumo; un 11% adaptarán sus horarios de producción a los tramos más baratos; un 8% podrían producir su propia energía y hasta un 5% optaría por una reducción de la producción.

Una posible solución a este problema, ha indicado la secretaria general de CCOO Industria, Ana Sánchez, sería la instalación de otras formas de generar energía, como placas solares, en los polígonos vacíos que hay repartidos por Aragón. Aunque ha querido dejar claro que “esta crisis no va a resolverse sin tocar a nadie”, sin que nadie se vea afectado por las soluciones, ya bien sean las grandes eléctricas o los ciudadanos, entre otros.

Preocupación por la falta de mano de obra cualificada

Además, a estas empresas se les añade un problema más: la falta de mano de obra cualificada. Esta situación se extiende a todos los sectores industriales como por ejemplo “a fontaneros, electricistas o transportistas”, ha señalado Javier Ferrer. También el secretario general de UGT-FICA, José Juan Arcéiz, ha indicado que “se ha roto la conexión entre los estudiantes y las necesidades de la industria”.

La esperanza la ponen ahora en la futura ley de Formación Profesional Dual, dirigida a estudiantes y trabajadores para facilitar itinerarios formativos a lo largo de su vida profesional. Para su implantación de aquí a cuatro años se destinarán un total de 5.474,78 millones de euros. Y es que, si la situación no mejora, “nos hace menos competitivos”, ha afirmado Arcéiz.

Crisis de desabastecimiento

A esta crisis energética que afecta a los salarios, los precios o los costes, se suma la crisis de desabastecimiento de materias primas como los microchips, que ya ha destruido centenares de puestos de trabajo solo en Aragón. Estos son fabricados casi en su totalidad en Asia, mientras que la decisión de a dónde se dirigen cae en un 50% en Estados Unidos y “solo un 6% en Europa”, según Javier Ferrer.

Por otro lado, las multinacionales Intel y Samsung acaparan el 40% de la producción mundial, mientras que en España solo hay un par de empresas que se dedican a la fabricación de estos elementos. Por ello, han propuesto que se produzca un acercamiento de la Industria a la Comunidad aragonesa para no depender de empresas externas.

Print Friendly, PDF & Email