El PP acusa de «olvidar» a los sanitarios en huelga a Repollés, que afirma que no puede hacer «nada»

La consejera de Sanidad ha defendido que se ha cumplido las condiciones que siguen siendo exigibles. Foto: Cortes de Aragón

Los trabajadores del transporte sanitario de emergencias acumulan ya siete meses en huelga y la portavoz de Sanidad del PP, Ana Marín, ha acusado al Gobierno de tenerles “olvidados”. Según ha señalado en las Cortes de Aragón, la consejería de Sanidad, liderada por Sira Repollés, no ha exigido la ejecución del contrato ni ha escuchado las propuestas laborales. Por su parte, Repollés ha señalado que no puede hacer “nada” para revertir la situación.

Para los populares, es fundamental exigir la ejecución del servicio tal y como se firmó. Por ello, acusa a Sanidad de “escudarse en la empresa adjudicataria para inhibirse de su responsabilidad”. Según ha declarado, la empresa que firmó con el Gobierno de Aragón la externalización del servicio “no cumple con las condiciones del contrato”. “Si una de las partes no cumple con lo pactado en un contrato, ese contrato ya no obliga, deja de tener validez y puede ser disuelto por la parte que sí ha cumplido”, ha expuesto.

La diputada ha matizado también que la voluntad del PP “no es la rescisión del contrato”. Antes de llegar a esa situación, propone que la parte que paga, que es el Gobierno de Aragón, “exija a la otra que cumpla”. Eso es “lo que desde el principio no han hecho” y es “el fallo más grande que han cometido”, ha aseverado. “Si firma un contrato con una empresa, con condiciones laborales para un tercero y de atención para un cuarto y no se cumple, la potestad para exigir su cumplimiento y disolverlo lo tiene usted”, ha añadido.

Repollés se defiende

Por su parte, la consejera de Sanidad, Sira Repollés, ha afirmado que el Gobierno de Aragón no puede inmiscuirse en los problemas ocasionados entre los trabajadores y la empresa. Según ha señalado, aunque no pueden ser “ajenos a las condiciones”, solo actuarán “si se observa una merma en el servicio”. “No tenemos la capacidad de entrar en negociaciones de los trabajadores o influir en un sentido o en otro”, ha señalado Sira Repollés.

Actualmente, las condiciones del contrato “continúan en vigor”, y según señala, no consta “eventualidad alguna en este sentido”. Además, las condiciones de los trabajadores “están reguladas por el convenio colectivo del sector”. Por otra parte, la empresa adjudicataria ha querido alejarse del sector, algo que “intranquiliza a sanidad pero no deja de ser una opinión personal”.

Además, hay “una comisión de seguimiento” para garantizar que el servicio “se realiza en condiciones de calidad al ciudadano”. Las incidencias se revisan de forma diaria, pero los usuarios no están notificando problemas. En cuanto a los problemas laborales, ha insistido en que no se pueden poner “de perfil”, pero que se debe solucionar “dentro del marco legal”.

La oposición

Desde la oposición han mostrado su “seria preocupación” por este asunto. En Vox, Santiago Morón ha señalado que hubo “infradotación económica por parte del Gobierno”. La formación Ciudadanos ha insistido en que la gravedad del asunto se encuentra en “el incumplimiento del contrato”, algo que “interesa” al Gobierno autonómico. Álvaro Sanz, de Izquierda Unida, ha criticado las condiciones, “con trabajadores que cobran prácticamente el SMI y ambulancias que en verano no tienen aire acondicionado”.

Print Friendly, PDF & Email