El PSOE solicita una comisión extraordinaria de Urbanismo al quitarles las competencias en el área

El PSOE ha solicitado la celebración de una comisión extraordinaria de Urbanismo

El grupo municipal del PSOE en el Ayuntamiento de Zaragoza ha denunciado este jueves la expulsión de las formaciones políticas que conforman la oposición en el consistorio de la Gerencia de Urbanismo, privándoles de poder incluirse en el proceso participativo de los proyectos urbanísticos que se vayan a desarrollar en la ciudad de Zaragoza.

La portavoz socialista, Lola Ranera, ha informado de que el PSOE ha solicitado la celebración de una comisión extraordinaria de Urbanismo «para que el consejero nos dé explicaciones y que nos explique qué interés tiene para la ciudad que haya 17 concejales que no controlemos las decisiones que tome el alcalde y sus consejeros». Además, ha asegurado que, si en esa comisión no se «da marcha atrás», la formación va a registrar una moción «para que haya un acuerdo plenario pidiendo la disolución de Gerencia de Urbanismo».

Ranera, en su primera intervención tras superar la Covid-19, ha señalado que Urbanismo era un área donde se evidenciaba «la negociación» y ahora el alcalde, Jorge Azcón, «como no quiero negociar, como no me interesa negociar, como no tengo mayoría y tengo miedo para negociar, y como decía su compañero Pedro Navarro, cojo la pelota y me la llevo».

Ranera ha denunciado «el talante del alcalde de dar la espalda al espíritu negociador de la Gerencia de Urbanismo que era su late motiv». La portavoz del PSOE en el ayuntamiento ha insistido en que a partir de ahora la oposición no va a tener «competencias» en la gerencia y que les corta «poder opinar sobre los proyectos de obra», eludiendo «el control democrático que existe en gerencia», y asegurando al mismo tiempo que tan solo les quedarán los plenos «para tomar decisiones».

La portavoz socialista en el Ayuntamiento de Zaragoza ha señalado a Azcón como el responsable de la «idea» de llevarse las competencias de Urbanismo, algo que por otro lado «está quitando al consejero Víctor Serrano». En este contexto, ha recordado también los proyectos de obras que se plantearon en esta institución, como la reforma de la plaza de San Lamberto, la cual «se decidió que no se hacía, pero ahora no podemos decidir». O también la remodelación de la plaza San Francisco, que se incluyó en los presupuestos, pero con la que Vox «no estaba de acuerdo».

Por su parte, el concejal socialista, Horacio Royo, ha tachado de «tramposas» las palabras del consejero Víctor Serrano en el último pleno en materia de urbanismo, mientras que por otro lado ha comparado la decisión del alcalde Azcón con los Gobiernos de Belloch y Santisteve. Con Belloch se creó la Gerencia de Urbanismo en 2003, y a pesar de estar amparado por la Ley de Administración Local que le permitía tomar las decisiones sobre las obras en la ciudad, decidió crear esta institución, ha explicado Royo.

Mientras que con Pedro Santisteve, entró en vigor la Ley de Capitalidad en 2017, pero mantuvo también que fuera la Gerencia de Urbanismo quien tomara las decisiones relativas a la materia. Además, Royo ha enfatizado que con Azcón esa negociación en el área se ha ido reduciendo, y que por ejemplo, no se solicitó participación política para la redacción del proyecto del nuevo hospital Quirón.

Print Friendly, PDF & Email