El Mitma desmontará las playas de peaje de la AP-2 por valor de 13,6 millones de euros

La concesión en este tramo finaliza en 2021
El objetivo es el de adecuar las vías a su nuevo modelo de explotación

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha formalizado un contrato para la conservación y explotación de un sector de la Red de Carreteras del Estado en Aragón, con un importe de gastos de 13,6 millones de euros. Su duración es de dos años, con posibilidad de prórroga de otros tres. A través de estos contratos, se va a acometer el desmantelamiento de las instalaciones en las playas de peaje, a fin de adecuar las vías a su nuevo modelo de explotación.

La autopista de peaje AP-2 Zaragoza-El Vendrell, que suma 102 km en Aragón, finalizó su contrato concesional el pasado 31 de agosto de 2021, quedando liberada de peaje. Tras su reversión al Estado, el Mitma pasa a gestionarla directamente a través de su programa de conservación y explotación de carreteras, que permite mantener la vialidad en la Red de Carreteras del Estado para que sea accesible en adecuadas condiciones para todos los ciudadanos. El sector de carreteras afectado en Aragón es el número 4 de Zaragoza, que incluye: la AP-2 en el tramo entre Alfajarín y el límite de la provincia de Huesca con Lérida, y las áreas de servicio Pina, Monegros y Fraga, también ubicadas en esta autopista.

El nuevo modelo de contratos de servicios para la ejecución de operaciones de conservación y explotación en la Red de Carreteras del Estado persigue ofrecer un servicio integral de movilidad al usuario, mejorar el estado de la carretera y red, y optimizar los recursos públicos. A través de ellos se realizan trabajos de ayuda a la vialidad y conservación ordinaria de las carreteras, para permitir que la carretera y sus elementos funcionales dispongan de las mejores condiciones de vialidad y seguridad posibles, incluyendo actuaciones como: vigilancia y atención en accidentes e incidentes, vialidad invernal, servicio de control de túneles y comunicaciones, mantenimiento de instalaciones, establecimiento de inventarios y reconocimiento del estado de la vía, agenda de información de estado y programación, ayuda a la explotación y estudios de seguridad vial, y mantenimiento de los elementos de la carretera con adecuados niveles de calidad.

Asimismo, en el caso de sectores que incorporen elementos funcionales de la carretera (tres áreas de servicio, en este contrato), se incluye su explotación. Este nuevo modelo contribuye a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) con los que está comprometido el ministerio.

Print Friendly, PDF & Email
La concesión en este tramo finaliza en 2021