Piden seis años a un joven acusado de abusar de una menor en su casa de Cadrete

El juicio ha tenido lugar esta mañana en la Audiencia Provincial de Zaragoza // Foto: Laura Trives

Una menor ha declarado esta mañana ante el juez haber sufrido un abuso sexual por un joven durante una noche de fiesta en Cadrete en diciembre de 2018. El acusado, que se enfrenta a una pena de seis años de prisión, ha negado los hechos y ha defendido que la chica accedió a tener esos “manoseos”.

El joven, vecino de Cadrete, ha explicado esta mañana en la Audiencia Provincial de Zaragoza que ofreció a la presunta víctima y a un amigo suyo llevarlos a dar una vuelta a ver si encontraban a sus amigos, a los que habían perdido el rastro antes. Ha afirmado que ofreció a los dos dormir en su casa, el amigo de la presunta víctima decidió que no, pero ella sí que quiso.

El acusado ha afirmado que ofreció a la menor otra habitación para acostarse pero que ella quiso dormir con él. “Se metió en mi cama y se me desnudó. Se quedó con un body”. A partir de aquí es donde, según ha defendido el acusado, comenzaron esos “manoseos”, en los que “no se llegaron a mayores”. El chico ha indicado que no se llegó a dormir en ningún momento y que, tras un rato juntos, se levantaron y la bajó en coche a una parada de bus. La madre del menor ha explicado ante el juez, que estaba en casa cuando ocurrió el supuesto hecho, ha afirmado que «no vio ni oyó nada».

La menor, ahora tiene 19 años, ha declarado que ella sí que accedió a ir a casa del acusado pero que no le llegó a ofrecer ninguna otra habitación más que la suya. «Al ver que era una persona adulta pensé que estaba a salvo”, ha declarado la chica. Ha defendido que se echó en la cama con ropa y se durmió. “Me desperté con él encima y ya me había penetrado”, ha declarado. También ha afirmado que el acto fue sin preservativo.

La menor ha afirmado que trató de quitárselo de encima y le pidió que le acercara a Zaragoza, a lo que él le respondió diciéndole que no tenía gasolina y que la llevaría a una parada de bus en Cadrete.

El amigo que acompañaba a la presunta víctima ha declarado que en el momento que él decidió ir a casa de otra conocida, la menor le dijo que “se quedaba en su casa mejor”, refiriéndose a la del acusado.

Sin embargo, acusado y presunta víctima han recurrido a una testigo, también menor entonces, que compartió parte de la noche de fiesta con la chica y que conoce de vista al acusado. El joven ha afirmado que el día después recibió una llamada de la chica advirtiéndole de que iba a ser denunciado. La presunta víctima ha dicho que, tras sufrir el episodio, acudió a casa de esta testigo a por una cazadora. La testigo ha negado ambas cuestiones.

La Fiscalía y la Acusación Particular ha solicitado seis años de prisión para el joven. Mientras que su defensa ha solicitado su absolución.

Print Friendly, PDF & Email