Madama Butterfly o el Réquiem de Mozart, la Orquesta Reino de Aragón cumple diez años de éxitos

La ORA lleva desde 2017 siendo residente en el Auditorio de Zaragoza

Han interpretado obras maestras como Madama Butterfly, el Réquiem de Mozart, Las cuatro estaciones, o la magnífica ópera Carmen con virtuosismo y excelencia gracias a los 250 músicos de alta cualificación que la componen. Llevan más de 150 conciertos a sus espaldas y sus producciones han sido admiradas por más de 150.000 espectadores. Son diez años plagados de éxitos los que lleva la Orquesta Reino de Aragón siendo mucho más que música y arte y aunque este miércoles era un día de celebración ya se sabe que los comienzos no siempre son fáciles.

El trompetista Sergio Guarné decidió allá por el 2011 seguir un sueño y crear algo para evitar que Aragón se quedara «huérfana de cultura porque una Comunidad sin orquesta sinfónica realmente lo es», cuenta el director general de la Orquesta Reino de Aragón. Y de esta manera surgió la ORA. Siendo una «nómada» y «haciendo casa» primero en Barbastro, luego en una residencia en la región italiana de Riva del Garda y, finalmente, en su «hogar dulce hogar»: el Auditorio de Zaragoza, donde son residentes desde 2017.

«Haber podido tocar grandes obras en ese impresionante lugar que es la Sala Mozart es un auténtico regalo. Durante estos diez años ha habido momentos complicados y hechos casi milagrosos como ir de gira nacional con una producción tan exigente como Carmen. Pensar eso hace diez años cuando estábamos empezando era un auténtico sueño, pero hemos ido creciendo con mucho trabajo y esfuerzo», ha asegurado el maestro de la ORA desde 2013, Ricardo Casero.

Y razón no le falta y es que por la ORA han pasado aquellos músicos que se dan cita en las mejores orquestas del mundo, como la violinista Sarah Chang, los pianista Aldo Ciccolini o Domenico Codispoti, el trompeta Pacho Flores o los violoncellistas Dimitri Tsirin y Natalia Gutman.

Pero, si algo quiere ser la ORA es «una orquesta por Aragón, para aragoneses y que sea cuna del talento aragonés». «Queremos darles un lugar a los grandes músicos que tenemos en el territorio y fomentarlo, darle cabida, porque hay mucho y eso queda vigente en el gran número de alumnos que se gradúan en el Conservatorio Superior de Música de Aragón», ha asegurado Casero para quien «la clave» es «hacer cosas grandes en el territorio y darlas a conocer fuera». De momento, en sus diez años de vida, la ORA ha viajado por países de Europa del Este, Italia y tienen prevista una gira por Asia.

«Hay proyectos que nacen de la necesidad y a la vez del delirio y de la inmensa proyección de los sueños». Así comienza la primera parte del libreto que la ORA ha diseñado para conmemorar estos diez años y que está acompañado de un DVD en el que aparecen sus diez momentos estelares como el Concierto inaugural que hicieron en Épila en 2011 junto al Orfeón Donostiarra, el espectáculo Hambre con Miguel Ángel Berna o Resurrección, la Sinfonía número dos de Mahler.

Con padrinos de honor como Antón García Abril o grandes batutas como Josep Caballé o Isaac Karabtchevsky, la Orquesta Reino de Aragón «supone una apuesta por la cultura y una intención de situar a Aragón en el panorama musical que ya es exitosa y que perdura en el tiempo», como ha dicho el director del Auditorio de Zaragoza, Miguel Ángel Tapia.

Print Friendly, PDF & Email