Loscos se viste de héroe para llevar al Ebro a la Copa del Rey en la tanda de penaltis (0-0)

La fiesta se desató en el estadio de La Almozara

El Club Deportivo Ebro ya está en la Copa del Rey y en semifinales de la Copa Federación. Y, en gran medida, se debió a un hombre que se vistió de héroe: Eduardo Loscos. El arquero fue el rey de la tanda de penaltis, deteniendo dos que valieron la posibilidad de medirse a un grande del fútbol español. La fiesta se desató en el estadio de La Almozara.

Para el duelo, los de Raúl Jardiel salían con defensa de cinco que custodiaba la meta de Loscos. Sarregui en banda derecha y Abraham Minero en la izquierda, con Meseguer, Guti y Ayoze de centrales. En el centro del campo se ubicaban Nando Quesada, Abel Suárez y Guille y en punta Éder Díez y Altube. Alpha Bagayoko, Febas y Arnau eran los más peligrosos del conjunto catalán.

Primeros minutos de tanteo con mucho juego en el centro del campo. La posesión era para los ilerdenses, pero no generaban peligro en la meta de Loscos. De hecho, las pocas llegadas al área eran para el Ebro en los primeros minutos. Eso sí, antes de cumplirse el 9, un fallo defensivo dejaba solo a Alpha ante el arquero local que no llegaba a terminar en gol. En respuesta, Éder Díez probaba fortuna de lejos sin encontrarla.

Una falta sobre Febas terminaba con un balón peligroso alto, y el Ebro a continuación respondía con dos centros al área que a punto encuentran rematador. Lograba despejar la defensa del Lleida antes de que Abraham lanzase un centro chut que no encontraba puerta ni rematador. El disparo más peligroso llegaba por parte de Nando antes de la media hora, mientras que el Lleida lograba superar la línea defensiva en un par de jugadas con susto incluido.

Otra más para el Ebro, que se colaba por medio de Altube y caía dentro del área. En este caso, el colegiado veía claro que no había contacto suficiente como para pitar penalti. Al borde del descanso, en el minuto 40, Abraham se echaba al suelo y pedía el cambio lesionado. Nahuel se vestía de corto y entraba el césped de La Almozara. 0-0 al descanso y todo por decidir.

Segunda parte

Internada por banda izquierda para dar la bienvenida a la segunda parte que casi se cuela en la meta del Lleida. Y en el 49, de nuevo por la misma banda, un pase de la muerte se paseaba por el área visitante sin encontrar rematador. Otra en el 51 que no llegaba a enganchar Altube. Era un aluvión del Ebro por la izquierda que no encontraba rematador y el empate a cero reinaba en el electrónico.

Los de Lérida lograban recomponerse y en el minuto 64 Loscos enviaba a córner un remate colocado a la izquierda de Arnau que casi se cuela. Probablemente se trataba de la más clara del duelo. Para equilibrar la balanza, los arlequinados probaban desde fuera del área y atrapaba el meta del Lleida.

Daba tiempo también para la polémica, porque el guardameta del Lleida iba a poner en juego un balón que había atrapado en el minuto 80 y Eder se la robaba. No estaba claro si la había soltado antes, pero igualmente el colegiado le enseñaba la tarjeta amarilla y señalaba falta. Un par de internadas locales y un control determinante que fallaba el Lleida eran todas las jugadas de peligro hasta los tres de añadido.

Aún le dio tiempo al Lleida a protestar un penalti por mano dentro del área, pero esperaban 30 minutos más de fútbol en el campo de La Almozara. Todo se decidiría en la prórroga o en los penaltis. El pase a la Copa del Rey y a las semifinales de la Copa Federación debería esperar.

Prórroga

A punto estaba de marcar Álvaro Meseguer en el minuto 5 de la prolongación. Remataba solo en el área tras un saque de banda, flojito y bien dirigido, pero el cuero se marchaba a la derecha de la portería de Víctor Vidal. Era la más clara del partido para los locales, que querían hacer realidad el sueño copero. Antes de llegar al final de la primera parte, una pérdida en campo propio a punto lo desbarataba.

Nervios a flor de piel en un partido que quedaba totalmente roto. Un ataque prometedor del Ebro terminaba en despeje visitante. A la contra, Moha disparaba dentro del área y, de no ser porque golpeaba en un jugador arlequinado, el gol estaba casi cantado. Nada más para desequilibrar la balanza, así que todo se decidiría por el grado de acierto en las penas máximas.

Penaltis

La tanda de penaltis estuvo marcada por la sobresaliente actuación del guardameta local. Detuvo el primero, el de Araújo, que marcó toda la tanda de penaltis. Sin embargo, la agonía llegó en el momento en que Éder fallaba el penalti decisivo y todo volvía a estar como al principio. Pero volvería a aparecer Loscos, porque detenía la pena máxima de Roger y se lo dejaba en bandeja a Iñaki Santiago, que no perdonaría.

El Ebro alcanzaba el sueño de entrar en la Copa del Rey y, además, podía tocarle un equipo puntero. Partido de lo más emocionante para la afición del barrio zaragozano, que veía cómo su equipo lograba la licencia para hacer historia. Ahora bien, ya llegará el momento de hacerlo, porque ahora toca disfrutar de la hazaña.

Print Friendly, PDF & Email