Sindicatos policiales se concentran en repulsa de la última agresión a una agente y piden más medios

La última agresión la vivió este pasado fin de semana una agente de la Policía Local que fue atacada por un joven cuando fue a detenerlo tras una pelea en la puerta de una discoteca.

Agentes, sindicatos y autoridades se han concentrado este martes en las puertas del acuartelamiento Palafox de Zaragoza para condenar los casos de violencia a policías que están ocurriendo en las últimas semanas en la capital aragonesa. La última agresión la vivió este pasado fin de semana una agente de la Policía Local que fue atacada por un joven cuando fue a detenerlo tras una pelea en la puerta de una discoteca. Un ataque que se suma a los vividos por dos agentes fuera de servicio en las Fiestas del Pilar.

La concentración, convocada por los sindicatos de la Policía Local de Zaragoza, ha tenido como objetivo demostrar su repulsa contra estos actos violentos, pero también para pedir una mejora de los medios materiales, así como un aumento de personal. Uno de sus representantes, Javier López, ha denunciado que desde la pandemia los agentes están notando “unos cambios de hábitos y de comportamientos sociales”. Estos cambios aparecerían por la aplicación de las medidas restrictivas sanitarias que, según López, “habrían afectado a los derechos básicos de los ciudadanos”. Algo que habría “entorpecido” las relaciones “con una parte pequeña de la ciudadanía”.

Los sindicatos coinciden en que deben aumentarse los medios materiales e incrementarse el personal. Entre sus peticiones materiales, la incorporación de cámaras policiales o vehículos más adaptados. Pero lo que consideran fundamental sería el aumento de personal.

“Estamos en un vacío de vacantes de unos 300 policías, justo lo que Jorge Azcón prometió en las elecciones en la campaña electoral, aunque entendemos que por el tema de la pandemia no se pudo cumplir pero creemos que de forma parcial se pueda recuperar”, ha añadido el sindicalista.

La concejal de Policía Local de Zaragoza, Patricia Cavero, ha afirmado que estas agresiones “no son ejemplo de los ciudadanos de Zaragoza” y que los agentes “serán escuchados y que van a seguir mejorando los medios personales y materiales”.

La delegada del Gobierno en Aragón, Rosa Serrano, también ha querido mostrar su apoyo a los policías agredidos y ha recordado la detención este lunes en Alicante del agresor a un policía nacional fuera de servicio en un autobús. “Es una señal de que contamos con unos dispositivos que hacen muy bien su trabajo”, ha señalado.

Print Friendly, PDF & Email