Ponsarnau reitera que falta “mucho por crecer” en el Casademont Zaragoza

Ponsarnau basa su estrategia en la mejora sobre la cancha. Foto: Basket Zaragoza

Después de dos victorias en los últimos dos partidos, el Casademont Zaragoza afronta este miércoles un nuevo duelo europeo para que no haya dos sin tres. Al equipo se le ve mejor, reforzado por los triunfos, pero el mensaje que manda el entrenador, Jaume Ponsarnau, es de cautela. Según ha declarado en su última intervención, al equipo le falta “mucho por crecer”, y en eso se centra.

Lo cierto es que las victorias, aunque sea “de forma inconsciente”, refuerzan el trabajo. Se va viendo mejoría y los duelos ante Hapoel Gilboa y Breogán han traído premio. Sin embargo, el “coach” sigue en su línea para no lanzar las campanas al vuelo. Se centra en “ir creciendo y mejorando”, porque busca que el conjunto rojillo sea “lo más competitivos que pueda ser”. “Sabemos que nos falta mucho, pero eso es bueno”, ha afirmado.

Ahora, la clave estará en hacerlo a medida que se van conociendo y explotando las virtudes y corrigiendo defectos. Entonces llegará el momento de ver “cómo van respondiendo los equipos y cómo va respondiendo la competición”. En definitiva, únicamente se trata de “ajustar” los factores que hagan “más competitivo” al y equipo y que den “más respuestas” a situaciones complicadas.

La FIBA Europe Cup espera ahora al Casademont Zaragoza, que viaja a Italia para medirse al Reggiana. Se trata del equipo “más trabajado y sólido, con la táctica más elaborada de todo el grupo”. Cuenta con una línea de juego definida, elabora, busca sus opciones, posiciones de tiro… En definitiva, un gran conjunto. Los de Ponsarnau deberán hacer un buen partido si quieren llevarse el triunfo de tierras italianas.

En cualquiera caso, tiene claro lo que es busca a toda costa, además de la mejora que debe verse en cada partido. Se trata de encontrar los juegos dinámicos, que es lo que parece que mejoran las virtudes zaragozanas, así como éxitos defensivos para poder correr. Desde la carrera se ha visto a un Casademont que se ha encontrado bien. Hay una necesidad “imperiosa” de dar pasos adelante “para ser más competitivos”, como ya han hecho otros rivales.

Ponsarnau no sabe si las victorias serán el punto de inflexión, pero “sí deben serlo las mejoras” y a eso se van a agarrar. El equipo “tiene que seguir mejorando” y potenciar las virtudes, además de “vivir y convivir” con aquello que “aloca un poco el juego”. Ese es el enfoque que quiere darle el “coach” a sus jugadores y a su juego.

Para vencer lo primero será “respetar” al equipo “con la táctica más elaborada” de los que se han encontrado hasta ahora. Y luego, encontrar la solidez y buscar que no afecte la defensa italiana. Es el momento de que Casademont Zaragoza de un golpe de autoridad en Europa.

Print Friendly, PDF & Email