Denuncia haber sido violada por su pareja en un vis a vis y él dice que se lo inventó por «celos»

La Acusación Particular de la mujer pide para él seis años de prisión por un delito de agresión sexual

Una mujer ha denunciado esta mañana ante el juez que sufrió una violación de su pareja durante un vis a vis en la cárcel en el año 2018. La presunta víctima ha explicado que se negó a tener relaciones sexuales durante este encuentro y que su pareja le golpeó en la cabeza y la penetró sin su consentimiento. Sin embargo, el preso ha defendido que ella se inventó todo por una cuestión de celos ya que estaba empezando a disfrutar de permisos penitenciarios y ella, según ha dicho, “creía que le estaba poniendo los cuernos”.

Esta pareja se conoció ya cuando el acusado estaba preso en la cárcel. Sus contactos se daban a través de vis a vis y según el varón, siempre habían ido normal hasta aquel encuentro en abril de 2018 cuando el acusado comenzaba a tener servicios penitenciarios.

Es aquí cuando todo se complica, según dice el preso, ya que la mujer le habría pedido que cancelara sus permisos por una cuestión de “celos”.

“Pensaba que en los permisos le ponía los cuernos con otra por eso me pidió que los cancelara”, ha explicado ante el juez esta mañana. El acusado que se negó a hacerlos “por su familia e hijos” ha afirmado que entonces la mujer se metió al baño y encendió el grifo.

Fue aquí cuando pensó que “esta le quería buscar un problema” y decidió entonces avisar por timbre a un funcionario. Después ha explicado que cuando salió la mujer del baño se aquejó de un dolor de cabeza.

“Ella vino premeditando esto con la idea de fastidiarme, pero bien”, ha añadido el preso.

«Me golpeó en la cabeza»

La mujer ha defendido esta mañana que ella dejó claro a su pareja que no quería tener relaciones sexuales. Y que en un momento de descuido se abalanzó sobre ella y la penetró.

“Aprovechó y me agarró por la fuerza, intentó levantarme para evitar que forzara esa postura. Después me golpeó en la cabeza”, ha relatado. La presunta víctima ha continuado que se puso a llorar para “que le diera pena y parara, pero siguió golpeando”.

Una vez que consiguió zafarse, según ha explicado, acudió al baño y él se interpuso ante ella y lo amenazó con ponerse a gritar. Es aquí cuando la mujer avisó a los funcionarios y les comunicó que le dolía la cabeza.

“No lo conté lo que me acababa de ocurrir por vergüenza”, ha continuado. Una vez en la enfermería, la mujer explicó lo que había ocurrido y se activaron los protocolos de violencia de género.

Uno de los funcionarios penitenciarios cree que no fue una visita normal ya que estas suelen durar unas dos horas y esta duró 45 minutos. También, preguntado por la defensa del acusado, este funcionario ha explicado que de haber habido golpes, “sí que hubiera tenido conocimiento de golpes” en una de las salas de vis a vis.

La Acusación Particular de la mujer pide para él seis años de prisión por un delito de agresión sexual. La Fiscalía no ha presentado acusación y la defensa del preso pide su absolución.

Print Friendly, PDF & Email