El Real Zaragoza busca un lunes dulce (y no caer en descenso) en Girona

Los maños quieren recuperar la sonrisa del triunfo

Siete son los empates consecutivos que ha sellado el Real Zaragoza, una racha tan peculiar como peligrosa si no se torna pronto en signos favorables en la quiniela. En sumar de tres en tres para intentar sacar cuanto antes la cabeza de la zona baja de la clasificación y, de paso, demostrar que la competitividad de los de JIM se traduce en algo más que en sensaciones. Y lo hace en Girona, en lunes y con una amenaza seria.

Porque si el Real Zaragoza cae en el terreno de juego de Montilivi terminará la jornada en zona de descenso. Algo que a estas alturas puede resultar más anecdótico, pero que no deja de causar cierta intranquilidad. De hecho, también tiene la oportunidad el conjunto maño de asestar un fuerte golpe a su rival, que es el que ocupa antes de disputar el choque la última plaza que supone bajar de categoría. Por lo que se espera un duelo de alto voltaje, quizás con más miedos que certezas.

La peor de las noticias para JIM es la ausencia por lesión de Juanjo Narváez, hasta ahora disponible en todos y cada uno de los encuentros como jugador blanquillo. Quién sustituirá al colombiano es una de las principales incógnitas del once maño, aunque todo apunta a que será Nano Mesa el escogido y que el otro costado quedará disponible para que se lo disputen entre Bermejo, con más opciones, y Borja Sáinz.

Se espera también que JIM mueva más al equipo, al margen de lo obligado. Regresaría Francho al once titular después de superar sus molestias, con Lluís López y Azón pujando por sustituir a Gámez y Giménez. O Petrovic por Eguaras. El técnico del conjunto maño quiere más físico, más cemento, lógico teniendo en cuenta que el Girona tiene un gran potencial aéreo que exige centímetros en el área ante balones parados. Y aunque los catalanes han sufrido cierto desgaste en su plantilla, a nadie escapa que no son un equipo para estar tan abajo.

A lo que se puede aferrar el cuadro blanquillo es a su competitividad, que pocos o nadie dudan tras quedar más que probado en el césped. También a que como visitantes son un equipo muy difícil de superar y que el único triunfo de la temporada llegó lejos de La Romareda, concretamente en Alcorcón. O que el Girona no termina de arrancar en Montilivi, con dos victorias, un empate y tres derrotas.

El choque arrancará a las 21.00 horas y servirá para cerrar la jornada número 12 en la categoría de plata del fútbol español.

Print Friendly, PDF & Email