El ictus afecta a una media de 2.200 aragoneses cada año

El principal factor de riesgo es la edad, seguido de la hipertensión arterial, la fibrilación auricular y el tabaquismo, además de cuestiones hereditarias

El próximo 29 de octubre se celebra el Día Mundial del Ictus, una enfermedad cerebrovascular que supone la primera causa de muerte en mujeres y la tercera entre varones a nivel europeo. En lo referente a Aragón, con una tasa de mortalidad media, se se atienden entre 2.000 y 2.200 ictus al año, una cifra que debe aminorarse a través de la implantación de más medidas de sensibilización. De esta manera, se pretende evitar el aumento del 34% de las situaciones previstas para el 2030. Una emergencia sanitaria de notable calado social que podría prevenirse hasta en el 90% de los casos si se lleva un estilo de vida saludable, aunque, según los expertos, «con la disminución del 20% ya se haría una gran labor».

El principal factor de riesgo es la edad, el primer determinante de patologías como el propio ictus o la demencia. Le sigue la hipertensión arterial -provocada mayoritariamente por el sedentarismo y la obesidad-, la fibrilación auricular y el tabaquismo, además de cuestiones hereditarias. En este contexto, el doctor y coordinador de la Unidad de Ictus del Hospital Miguel Servet, Javier Marta, ha resaltado la necesidad de hacer ejercicio, reducir o eliminar la ingesta de alcohol y tabaco, llevar una dieta equilibrada, mantener la tensión a raya y dormir de manera adecuada. “El estilo de vida, sobre todo en las edades medias (entre los 50 y 70 años), marca enormemente la forma de envejecer”, ha subrayado. Y es que en algunas regiones se ha registrado un incremento de la demanda por sospecha de ictus en pacientes jóvenes.

Asimismo, ha remarcado que “una de cada cuatro personas va a sufrir un ictus en algún momento de su vida”, razón por la que resulta fundamental aumentar las camas en esta unidad, implantada en 2007. “Actualmente tan solo hay disponibles cinco camas, un número insuficiente que debería duplicarse con urgencia”, ha solicitado.

Por su parte, el doctor y coordinador de la Unidad de Ictus del Clínico, Carlos Tejero, ha destacado el desarrollo de nuevas herramientas de diagnóstico, haciendo hincapié en el estudio genético. “Este estudio nos permite detectar a pacientes con riesgo y explicar el bajo riesgo de algunas poblaciones, pudiendo desplegar dianas específicas de tratamiento”, ha matizado. A esto se suman avances tecnológicos para poder disponer de biomarcadores y marcadores de imagen.

La mejora en la terapia de reperfusión en el ictus isquémico agudo, así como la atención al ictus hemorrágico, son otros dos campos que necesitan incorporar novedades y modificaciones. “La tasa de mortalidad en el ictus hemorrágico sigue elevada, por lo que tendremos que orientar mayores esfuerzos”, ha aseverado.

Asistencia y rehabilitación, claves en casos de ictus 

Teniendo en cuenta estas razones, las labores de asistencia y rehabilitación se antojan vitales, puesto que el ictus también supone la primera causa de discapacidad a escala global. En este sentido, los esfuerzos de la Asociación Ictus de Aragón (AIDA), creada en el 2000 y conformada actualmente por 650 socios, están enfocados en la prevención de los accidentes cerebrovasculares y la recuperación de la autonomía. Una de las principales reivindicaciones de esta asociación, tal y como ha manifestado su presidente, Miguel Lierta, pasa por mejorar los medios para que los pacientes puedan acceder a un tratamiento adecuado en aras de recobrar su capacidad cognitiva y funcional.

Además, desde el año 2009 la Comunidad dispone del Plan de Atención al Ictus (PAIA), cuyo propósito reside en progresar en la asistencia de casos de ictus agudo. Es la propia AIDA, que ha realizado hasta septiembre de 2021 un total de 10.441 atenciones en su Centro de Neurorrehabilitación, la que persevera en la difusión de las primeras manifestaciones de la enfermedad para evitar secuelas y muertes prematuras. Entre ellas se encuentran la pérdida de fuerza en las extremidades, las alteraciones en el habla o la pérdida de visión en los ojos. “Estas señales de alerta han de conducir al paciente o a su entorno a buscar atención urgente”, ha puntualizado Lierta.

Campaña «Cuida lo que más te importa» 

Bajo el lema “Cuida lo que más te importa”, los centros hospitalarios Clínico y Miguel Servet, junto a AIDA, lanzan una campaña que se prolongará durante 2022 y que va encaminada a superar el ictus acompañando a los afectados para su rehabilitación. Un proyecto en el que participarán hasta siete comunidades españolas y Portugal que tiene como estandarte compartir materiales, ideas y conocimientos para continuar dando pasos entre instituciones y neurólogos.

En última instancia, los expertos han adelantado que las Cortes acogerán este jueves 28 de octubre a las 19.00 horas la presentación del estudio “Perspectivas sociales y de género en torno al ictus en Aragón”. Una investigación que refleja que hasta en un 12% de los casos los pacientes no acudieron o no contactaron con ningún profesional sanitario, esperando a que los síntomas de la enfermedad remitieran. También distingue que en el 70% de los pacientes que han sufrido un ictus no continúa con el proceso de rehabilitación.

Print Friendly, PDF & Email