Casademont Zaragoza se lleva una victoria sufrida hasta el final ante Breogán (79-75)

Waczynski cerró el choque desde el 4.60

El Casademont Zaragoza ha conseguido cerrar la semana con su tercera victoria en la Liga Endesa, tras superar a Río Breogán en un disputado encuentro (79-75). Después de un igualado inicio, los rojillos se marcharon con una buena ventaja tras un gran segundo cuarto que mantuvieron durante el tercero. Sin embargo, en el último, los celestes encontraron el acierto que les faltó durante los primeros e hicieron sufrir a un equipo maño que resistió para sacar un valioso triunfo.

Arracó el choque con tensión en el parqué y, aunque Okoye erró el triple, Hlinason lo mató para abrir el marcador. Como salir y correr es lo que más le gusta a este Casademont Zaragoza, ahí Mobley tomó nota para servir un alley-pop a Okoye que desde el foco lo cazó para matar el balón en la red. La ‘marea roja’ entendió cómo iba el asunto y se sumó a la banda sonora para explicar el 7-2. La reacción visitante fue un 7-8. La ausencia final de McLean obligó a mimar las rotaciones interiores y cuidar a Hlinason. Lukovic y Musa tiraban de Breogán en el 9-12, con los locales sin el acierto final tras ejecutar las circulaciones, con Radoncic multiplicándose, Sipahi igualando a 12 de triple, Vilá avanzar más aunque el tramo se cerrara igualado.

En el segundo tramo todo cambió. Waczynski amaneció sumando en el inicio de tramo, con Casademont subiendo el diapasón defensivo y ahogando la anotación de los de Paco Olmos. Tras el tiempo visitante, Okoye estiró la ventaja al triple, Try colocó otra ‘chapa’ para su colección, Vanwijn abrió al +10 y el 5 rojillo con otro mate, el 26-16, en unos grandes momentos de Casademont a 2.36 del descanso en que la defensa y el rebote eran rojos. San Miguel con un triplazo que subió casi hasta el techo del Felipe marcó máxima diferencia, Okoye en otro mate y Vanwijn de triple dispararon el 33-18 para asestar un golpe encima de la mesa al choque. Musa replicó desde el triple gallego para cerrar 34-21 el segundo cuarto, con un sobresaliente 20-7 de parcial.

Tras la pausa, un 40-25, Casademont Zaragoza contenía la reacción gallega. Mobley cometía la tercera y Font a escena. Pero Hlinason reinaba en los dos aros hasta que la protestada por la grada tercera falta del islandés, devolvió otra configuración al equipo que no modificó el rumbo, porque Okoye ya iba por los 18 puntos (51-39). Con 56-41, Breogán no tiraba la toalla y se abrazaba al triple para remar con Bel-Haynes metiendo a los gallegos en la pomada. Pero estaba Okoye desbocado, la marea roja encendida y Casademont forzando las faltas en ataque de su rival, con Vilá pudiendo con Sakho.

Mobley tomó el testigo anotador de Okoye y Hlinason cometió la cuarta en el segundo 29 del tramo. Momento clave. Breogán reaccionó y Ponsarnau paró el choque a 6.55 del final, tras un 5-12 de parcial (64-58). Los de Paco Olmos ya acechaban y Ponsarnau no dudó en sacar a Hlinason a 4.42 del telón hasta que llegó el empate a 66 y un mini partido nuevo. El marcador cambiaba en cada posesión de signo y el temple iba a ser decisivo para el desenlace. San Miguel puso el 71-70 a 2 del final. Una antideportiva a Bell-Hayne sobre Rodrigo, le dio dos libres y un triple del capitán rojillo ara el 76-70 a 1.22 de la bocina. Los de Ponsarnau jugaron con frialdad, San Miguel provocó otra pérdida rival y en el empujón final de los lucenses, Casademont Zaragoza ató la victoria con rasmia y una ‘marea roja’ de las grandes ocasiones. Erró San Miguel dos libres, Hlinason cometió la quinta y con 14 segundos, Breogán de triple puso el 76-75 y tiempo muerto rojillo. Okoye sumó un libre y tras la última defensa, Waczynski cerró el choque desde el 4.60.

Print Friendly, PDF & Email