Teresa Perales: «Quién me iba a decir que 24 años después habría ganado 27 medallas»

La nadadora aragonesa Teresa Perales ha recibido este viernes el Premio Princesa de Asturias de los Deportes. Foto: Fundación Princesa de Asturias /Iván Martínez

La nadadora aragonesa Teresa Perales ha recibido este viernes el Premio Princesa de Asturias de los Deportes de la mano de la Princesa Leonor. Un galardón que se le ha otorgado «por ser una extraordinaria deportista e icono del movimiento deportista Paralímpico internacional, reconociendo la capacidad de superación de todo un colectivo en el mundo». Así, la zaragozana ha recibido el premio más importante de su carrera, y sin duda, de su vida. Un recorrido que no ha sido fácil y del que Perales ha recordado la noticia que le cambió la vida.

«Majestades, altezas, quién me iba a decir que mi camino me llevaría hasta aquí cuando en 1995 oí “no vas a volver a andar”. Mi vecina nos dijo, pobrecita niña qué le ha pasado, la pobrecita hija del Sebi. Para ella mi vida se había terminado antes de empezar», ha comenzado expresando la zaragozana, que encontró siempre el apoyo en su madre. «Mi madre siempre tuvo la certeza de que tenía que empezar», ha expresado. Un discurso en el que ha enumerado los valiosos recuerdos del pasado, siempre acompañada de su familia.

El camino no ha sido fácil, pero 24 años después, la realidad es que Teresa Perales es una referente del deporte mundial. «Quién me iba a decir 24 años después que habría ganado 27 medallas. Ni siquiera mi entrenador se lo creía. Así con todos los proyectos, incluso los más locos con una silla pegada en el culo», ha recordado la deportista zaragozana.

En sus palabras, también ha querido hacer referencia a la sociedad actual y el proceso de inclusión de las personas con discapacidad que se ha ido dando con el paso de los años. «Quién me iba a decir lo que ha cambiado la sociedad y en la discapacidad para bien. La mirada de la vecina ya no es la misma, hay más portales accesibles, menos comercios con escaleras en la puerta, e incluso existe una ley de dependencia», ha incidido, aunque precisando cautela porque «hay que seguir mejorando, sin duda, y está claro que seguimos sin ser una sociedad ideal, pero al menos ahora lo sabemos y hacemos avanzar la sociedad hacia la igualdad».

Por último, un mensaje para los más pequeños, quienes tienen todavía una vida por delante y una retahíla de deseos por cumplir. «Quiero decir a los niños que no hay que esperar a que nos digan lo que hay que hacer, hay que decidir lo que quieres e ir a por ello con decisión. Y en el camino rodearnos de gente que nos diga: «Aquí estoy yo para ayudarte», como mi madre, como los amigos. Si es así, aunque el destino sea distinto al imaginado, el viaje habrá merecido la pena», ha concluido Teresa Perales.

Print Friendly, PDF & Email