El empleo en la planta de Opel en Figueruelas ha caído a la mitad en los últimos 25 años

Esta cuestión y el futuro del sector serán los principales temas de la I Jornada Sindicales de la Automoción

El número de puestos de trabajo en la planta de Opel, hoy del grupo Stellantis, en Figueruelas ha caído a prácticamente la mitad en los últimos 25 años, pasando de los 10.000 que había en 1997 a alrededor de 5.400 trabajadores con los que se cuenta en la actualidad. Un descenso que no es ajeno a otras factorías como la de Ford Valencia, que ha pasado de 9.000 personas en 2015 a unas 6.400 tras el último ERE.

Esta cuestión y el futuro de la automoción serán los principales temas de la I Jornada Intersindical que va a reunir en Zaragoza a sindicatos de las plantas de Opel en Figueruelas, Ford en Valencia, Volkswagen en Navarra, Mercedes-Benz en Vitoria, Renault y Citroën en Vigo. Entre sus objetivos, destacan los organizadores, “proteger las condiciones laborales” frente a un modelo productivo de “contratos basura”.

No en vano, pese a las particularidades de cada planta, “la mayoría de los problemas son comunes”. “Se ha instaurado una automoción del todo a cien, en la que para ser rentables hay que fabricar mucha cantidad. Esto es un riesgo para muchas empresas y para la estabilidad económica del país”, ha expuesto el representante de Stopel en Opel España, Daniel Montejo, quien ha pedido un “frente común” entre los “sindicatos alternativos” para “atajar y enfocar los caminos”.

En este sentido, los sindicatos temen que el cambio del modelo de movilidad hacia una automoción eléctrica vaya a generar que las multinacionales vuelvan a obtener “numerosas ayudas” de las administraciones “que luego no llegan a los trabajadores”, con la posible fábrica de baterías en el horizonte. “La pregunta es a quién le interesa montar esa planta. Claro que cualquier empleo que venga será bien recibido, pero hay que negociar esas condiciones. Si traigo una fábrica a cambio de subvenciones millonarias, habría que preguntarse muchas cosas”, ha aseverado Montejo.

Durante los días 22 y 23, los participantes debatirán en distintas mesas redondas en el Centro de Historias de Zaragoza la situación de las plantillas en cada fábrica, la problemática y retos del sector, el futuro de los motores de combustión con el avance del vehículo eléctrico y de hidrógeno y los desafíos del sindicalismo alternativo. Con las conclusiones, se quiere buscar vías de acción comunes ante las empresas y las instituciones para defender a todos los trabajadores de la industria del automóvil.

Print Friendly, PDF & Email