La protección de la monodosis de Janssen puede ser “mejorada” con una nueva dosis de la misma u otra vacuna contra la Covid-19

En España, la Comisión de Salud Pública ha anunciado que los mayores de 70 años recibirán una dosis de recuerdo. Foto: Maldita.es

La monodosis de Janssen contra la Covid-19 puede “ser mejorada” con una dosis de refuerzo, según indican los estudios, pero los expertos analizan si es mejor que esa segunda dosis sea de la misma vacuna o de otra de las homologadas.

La vacuna contra la Covid-19 de Janssen, que han recibido casi dos millones de personas en España, sigue contando con una pauta monodosis. Recientemente, la farmacéutica Johnson & Johnson solicitó a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos la aprobación de una segunda dosis de su suero. A la espera de la decisión final de la FDA, el Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados (Vrbpac) de la agencia estadounidense ha apoyado que se aplique una segunda dosis a los adultos.

En España, la Comisión de Salud Pública ha anunciado que los mayores de 70 años recibirán una dosis de recuerdo. Eso incluye a los mayores de esa edad que se vacunaron con Janssen y que ahora recibirán una dosis de una vacuna de ARN mensajero (Pfizer y Moderna). Por lo tanto, tendrán una pauta mixta o heteróloga, al combinar vacunas de distinta naturaleza. Según los expertos consultados por Maldita.es, no hay evidencias sobre esta pauta heteróloga, pero los datos de efectividad y seguridad podrían ser similares a los que se observó con la combinación de AstraZeneca y Pfizer.

Esta verificación ha sido realizada en el marco del proyecto #VacúnaTE que Maldita.es y la agencia de noticias Servimedia desarrollan contra la desinformación sobre las vacunas de la Covid-19 con el apoyo de Google News Initiative.

Hace unos meses en Maldita.es explicaron que faltaban datos para saber si sería necesaria o no una segunda dosis de la vacuna contra la Covid-19 de Janssen. Ahora, la viróloga del laboratorio de coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), Isabel Solá, apunta que, por un lado, la farmacéutica ha publicado ahora datos de su ensayo clínico con dos dosis y, por otro, un «preprint» «para decir que la protección en el mundo real de su vacuna de una sola dosis se mantiene». «Aunque ellos quieran recordar que su vacuna de una dosis es efectiva (…) por otra parte están diciendo que dos dosis mejoran la respuesta», señala Solá.

La viróloga indica que estudios observacionales comparativos han demostrado que la efectividad frente a la hospitalización por Covid-19 y la inducción de anticuerpos de la vacuna de Janssen es «algo inferior» a las de ARN mensajero (Pfizer y Moderna). Un informe de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU recoge que, entre el 11 de marzo y el 15 de agosto de 2021, la efectividad de las vacunas contra la hospitalización por coronavirus fue del 93% en el caso de Moderna, del 88% con Pfizer y del 71% con Janssen. «Esto sugeriría que dar una dosis de refuerzo de la vacuna de Janssen es una buena idea, porque se parte de niveles de inmunidad más bajos», afirma Solá.

El vocal de la Sociedad Española de Inmunología (SEI) e investigador en el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa, Jorge Carrillo,  afirma que la estrategia de una dosis «funciona muy bien en aquellos colectivos donde el dar una segunda dosis es muy complejo por razones logísticas» y también «cuando quieres vacunar a mucha gente en un tiempo corto, como ocurría hace unos meses cuando comenzábamos con la vacunación». Sin embargo, apunta que la situación actual es diferente, cuando el 88% de la población diana (mayores de 12 años) ya está vacunada.

Según el investigador, los datos publicados por Janssen dejan «claro que la inmunidad que confiere una dosis puede ser mejorada. En este sentido, sí es necesaria una segunda dosis para tener una mejor protección, sobre todo contra las nuevas variantes».

Ahora bien, Carrillo señala que «no está claro» si debería aplicarse una segunda dosis de Janssen o de otras vacunas, como las de ARNm. «Es muy posible que una segunda dosis con la vacuna de Pfizer o Moderna dé unos resultados similares. La vacuna de Janssen tiene el problema del síndrome de fuga capilar, que si bien es muy raro, se ha documentado. Por tanto, una opción sería dar una pauta heteróloga», es decir, combinar estas dos vacunas de distinta naturaleza.

En esta misma línea, el presidente de la Asociación Nacional de Enfermería y Vacunas (Anenvac), José Antonio Forcada Segarra,  afirma que, aunque no existen evidencias sobre esta pauta heteróloga, «teóricamente no habría problema» al mezclarlas.

Estrategia de vacunación

La Actualización 6 de la estrategia de vacunación, publicada en abril, recogía que la vacuna de Janssen se comenzaría a utilizar en mayores de 70 a 79 años. Este grupo es precisamente uno de los que recibirá una dosis de recuerdo, según anunció la Comisión de Salud Pública el pasado 5 de octubre.

Desde el Ministerio de Sanidad indican a Maldita.es que las vacunas que se administrarán como dosis de recuerdo son las de ARN mensajero (Pfizer y Moderna). «En los casos en los que no se les haya administrado una vacuna de ARNm también se les administrará Comirnaty [la vacuna de Pfizer] o Spikevax [la vacuna de Moderna] como dosis adicional o de recuerdo», señalan.

En la Actualización 9 de la estrategia de vacunación también se hace hincapié en ello: «Si alguna persona se ha vacunado con Janssen o Vaxzevria [la vacuna de AstraZeneca], se administrará como dosis de recuerdo una vacuna de ARNm». Por lo tanto, los mayores de 70 años vacunados con Janssen tendrán una pauta heteróloga, al combinar vacunas de distinta naturaleza.

Preguntados por los datos científicos que avalan esta pauta, desde el Ministerio de Sanidad indican que las vacunas Comirnaty y Spikevax «son las únicas que recogen en su ficha técnica la posibilidad de administración de dosis adicionales».

El Comité de Medicamentos Humanos (CHMP) de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) ha recomendado administrar una dosis adicional de los sueros de Pfizer y Moderna a personas inmunodeprimidas. Por otro lado, ha concluido que se puede administrar una dosis de refuerzo de Pfizer a personas de 18 años o más, al menos 6 meses después de la segunda dosis. Estas valoraciones de la EMA están recogidas en la fichas técnicas de Spikevax y de Comirnaty.

Pero la EMA no ha avalado que se administre una dosis de refuerzo de vacunas de ARNm si se han recibido las primeras dosis de otra vacuna. De hecho, en la ficha técnica de Comirnaty se detalla que «no se ha establecido la intercambiabilidad de Comirnaty con otras vacunas frente a Covid-19 para completar la pauta de vacunación primaria o la dosis de refuerzo (tercera dosis)».

En este sentido, desde la agencia afirman a Maldita.es que, para ayudar a orientar las decisiones de los Estados miembros, la EMA y el Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC) «considerarán criterios para el uso de dosis de refuerzo, incluido el uso de refuerzos con una vacuna diferente a la utilizada en la vacunación inicial (es decir, refuerzo heterólogo)».

El vocal de la Asociación Española de Vacunología (AEV) y subdirector General de Prevención, Promoción de la Salud y Adicciones de la Región de Murcia, Jaime Jesús Pérez, afirma a Maldita.es que los casos de personas de 70 a 79 años que se vacunaron con Janssen «tuvieron que ser muy escasos» ya que, en general, los mayores recibieron vacunas de ARNm.

«Dicho esto, y en los posibles casos de vacunados con Janssen en mayores de 70, aunque no haya datos de la pauta mixta de Janssen y ARNm, sí que los hay de la pauta mixta de AstraZeneca y ARNm», señala. Recordemos que el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) realizó un ensayo clínico, llamado CombivacS, con el que se concluyó que combinar las vacunas de AstraZeneca y Pfizer no presentaba efectos secundarios no esperados y generaba una respuesta inmunitaria potente.

Pérez explica que tanto AstraZeneca como Janssen comparten el mismo mecanismo de acción, ambas vacunas son de vectores víricos y, por lo tanto, «la vacunación es compatible y comparable». «Por todo ello, no deberíamos tener ningún problema en cuanto a usar una dosis de ARNm para pautas de Janssen cuando sea pertinente», asegura.

El presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV) y jefe de la Sección de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública canaria, Amós García Rojas, apunta que aunque no hay «datos evidenciados», las pautas heterólogas «son relativamente comunes en vacunología».

Pautas heterólogas

En esto coincide el vicepresidente de la AEV, Fernando Moraga-Llop: «Las pautas heterólogas en vacunología se utilizan en muchas circunstancias, es aprovecharse de los aspectos más buenos de cada vacuna, ambas vacunas se complementarían». El experto indica que tanto CombivacS como el ensayo Com-COV de Reino Unido (que mezcla AstraZeneca y Pfizer) han demostrado que la pauta heteróloga genera una gran respuesta inmunitaria y muestra una buena tolerancia.

Isabel Solá afirma que «sería razonable» pensar que los resultados obtenidos con AstraZeneca y Pifzer podrían ser similares o los que se obtendrían con Janssen. «Aunque siendo rigurosos lo ideal sería tener la evidencia de un ensayo bien diseñado para confirmar que esta nueva pauta heteróloga es eficaz y segura, no me parecería demasiado atrevido que se combinaran ya», sentencia.

En este sentido, el pasado 15 de octubre, el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (Niaid) de EEUU presentó ante el Vrbpac de la FDA un estudio «preprint» sobre el uso heterólogo de las dosis de refuerzo -tras la pauta primaria- de las tres vacunas contra la Covid-19 que están autorizadas en el país: Pfizer, Moderna, y Janssen. El estudio, en el que participaron más de 400 personas, concluye que las vacunas de refuerzo heterólogas fueron bien toleradas y aumentaron los niveles de anticuerpos.

En concreto, según la investigación, entre las personas originalmente vacunadas con Janssen se observó un mayor aumento de los niveles de anticuerpos cuando recibieron una dosis de refuerzo de Pfizer o Moderna, en comparación a cuando recibieron una dosis de refuerzo de Janssen.

La farmacéutica Johnson & Johnson ha solicitado a la FDA que se autorice la aplicación de una segunda dosis de su vacuna. El pasado 5 de octubre anunció que había presentado un dossier a la FDA con los resultados del estudio Ensemble 2 de fase 3. Según la nota de prensa, una segunda dosis de la vacuna, administrada 56 días después de la primera (unas 8 semanas), proporciona un 75% de protección sintomática, según los resultados obtenidos a nivel mundial, y un 94% según los resultados obtenidos de los pacientes solamente en EEUU. Además, transcurridos al menos 14 días desde la aplicación, la eficacia frente a la Covid-19 grave fue del 100%.

También presentaron datos de fase 1 y 2 que mostraron que, cuando se administró una dosis de recuerdo seis meses después de la primera, «los niveles de anticuerpos aumentaron nueve veces una semana después del refuerzo y continuaron subiendo a 12 veces más cuatro semanas después de la dosis de refuerzo. Todos los aumentos fueron independientemente de la edad». Y, en general, la vacuna «fue bien tolerada» cuando se administró como refuerzo.

Además, Johnson & Johnson también ha anunciado datos sobre la eficacia en el mundo real de su vacuna monodosis contra la Covid-19, recogidos en un artículo «preprint». Según el estudio, una sola dosis de la vacuna demostró una efectividad del 79% para infecciones por Covid-19 y del 81% para hospitalizaciones relacionadas con la enfermedad. Esta efectividad se mantuvo estable a lo largo del estudio, incluso cuando la variante delta era dominante, según el artículo.

Fernando Moraga-Llop explica a Maldita.es que ahora la FDA tiene que tomar dos decisiones. La primera es si aplicar una segunda dosis a la población general, 8 semanas después de la primera, produce una buena respuesta inmunitaria y una buena tolerancia. La segunda es si administrar una dosis de refuerzo transcurridos 6 meses desde la primera a los grupos de riesgo, como ya se ha aprobado en el caso de la vacuna de Pfizer.

Este 15 de octubre, el Vrbpac de la FDA ha apoyado la administración de una segunda dosis para los adultos (mayores de 18 años) al menos dos meses después de la primera. En los próximos días, la FDA decidirá si autoriza esta segunda dosis.

Print Friendly, PDF & Email