Las antiguas clínicas de Veterinaria y el Ceqma, próximas obras pendientes de la UZ

El modelo global de financiación garantiza 1.082 millones de euros a la Universidad de Zaragoza de aquí a 2026

La rehabilitación de las antiguas clínicas de Veterinaria y la finalización del edificio previsto para albergar al Centro de Química y Materiales de Aragón (Ceqma) en el Campus Río Ebro podrían ser las siguientes obras que realizase la Universidad de Zaragoza, tras las reformas de Filosofía. Además, también está en la lista la Facultad de Medicina, que es la «más deteriorada». Aunque la decisión todavía no está tomada, al menos ya hay “opción de planificación” de estas obras gracias al nuevo modelo global de financiación acordado entre la UZ y el Gobierno de Aragón.

Este modelo de financiación garantiza 1.082 millones de euros a la Universidad de Zaragoza de aquí a 2026, de los que se destinarán doce millones anuales para contrarrestar la escasa inversión habida en infraestructuras desde la crisis de 2008. Por lo que “ahora sabiendo la cantidad que tenemos cada año, se puede planificar y se pueden ordenar” los trabajos, ha dicho el rector de la institución, José Antonio Mayoral, este jueves, aunque ha hecho hincapié en que “esta decisión no está tomada” y no hay ninguna obra prevista por el momento.

En cuanto al acuerdo, Mayoral ha afirmado que “toda la sociedad aragonesa va a celebrar con la Universidad y el Gobierno de Aragón que su universidad pública haya llegado a un acuerdo satisfactorio” y “que sepan que tienen una universidad de calidad garantizada para muchos años”. De esta manera, hoy ha dado el pistoletazo de salida el modelo global de financiación, ya que ambas instituciones han firmado los documentos detallados y con las partidas concretas.

El acuerdo alcanzado, que mejora en un 30% el modelo vigente, permitirá por primera vez al campus cubrir todos sus gastos corrientes en el horizonte de cinco años. No en vano, la transferencia básica crecerá de forma sostenida desde los 182,2 millones actuales hasta alcanzar los 219,8 en 2026, incluyendo los complementos autonómicos para el Personal Docente Investigador.

Tres objetivos fundamentales

Ahora empieza “ese peregrinaje de papeles y administrativo” para llegar al objetivo final: acabar el año con el modelo aprobado e incluido en los presupuestos de 2022 ejecutándose. Así lo ha explicado la consejera de Universidad de la DGA, Maru Díaz, quien ha añadido que este modelo apuesta por una universidad que se asienta en tres pilares fundamentales.

El primero de ellos es que la UZ sea “una herramienta de acceso de las clases más populares a poder formarse”. Así, el Gobierno asume el gasto “que le cuesta a la Universidad abrir, es decir, el capítulo 1 de personal y el capítulo 2 de gastos corrientes”. Maru Díaz ha señalado que “asumimos el gasto corriente de la Educación Primaria, de los institutos…no tenía sentido que la Educación Superior tuviera que jugar de otra manera, forma parte del sistema”.

El segundo es que la institución sea “motor de innovación y transformación de la economía de nuestra región”. La consejera ha puesto en valor que, por primera vez, el contrato de los institutos de investigación, donde trabajan más de 1.200 personas, está dentro del modelo global de financiación y cuenta con un presupuesto de diez millones de euros, es decir, dos millones anuales.

Por último, pretenden hacer de Unizar un lugar “amable, que cuida y respeta”. Esto consiste en hacerla un espacio más sostenible, que forme a su profesorado en materias de respeto a la diversidad, en materias Lgtbi o que tenga “la puesta en marcha de un gabinete psicosocial para atender la salud mental de nuestros estudiantes”, ha explicado Maru Díaz. Además, otro objetivo importante es que el centro “tenga puntos violetas para atender las cuestiones de género dentro de la universidad”. Está prevista también la apertura de bibliotecas y salas de estudio durante todo el año. Para lograr todo esto, aparece una partida de cinco millones de euros en este programa.

Rejuvenecer las plantillas de la UZ

Por otro lado, el modelo global de financiación contempla rejuvenecer las plantillas, “no un crecimiento de plantilla, pero sí una mejora en cuanto a las plazas de asociados”, ha indicado José Antonio Mayoral. La meta fijada es seguir trabajando en esa dirección para conseguir “una plantilla más estable, seguir atrayendo talento a través de este programa y rejuvenecerla”.

Aunque todo esto dependerá mucho de las jubilaciones, según ha comentado el rector. Los nuevos contratos se llevarían a cabo mediante contratación pública. Esto es, “se jubila una persona de edad avanzada, convocamos esa plaza (que suele ser no permanente al principio, porque es como se entra a la Universidad) y luego esa persona tendrá opción (porque es un concurso público) de conseguir una plaza estable”, ha concluido Mayoral.

Print Friendly, PDF & Email