Un día después del macrobotellón del Casco: «Esto no se había visto antes»

Los disturbios tuvieron lugar en la zona de la plaza del Justicia

Trece de los 18 detenidos por los enfrentamientos contra la Policía cuando se intentaba disolver un botellón el lunes en el Casco han quedado en libertad tras declarar ante el juez. Los otros cinco arrestados son menores y fueron enviados con sus padres tras ser detenidos. Sin embargo, la fiesta ya se había desmadrado antes de los enfrentamientos con la Policía y el hotel Catalonia, en la plaza del Justicia, se llevó la peor parte. “Esto no se había visto antes”, ha declarado un trabajador del céntrico hotel.

Los jóvenes, agolpados en las puertas de los bares y discotecas del centro, continuaron haciendo botellón en la calle al tener la negativa del portero al no haber aforo ni reservas disponibles dentro de los locales. Estos establecimientos completaron su aforo antes incluso de comenzar la semana cultural del Pilar.

Sobre las tres de la madrugada, un par de jóvenes se subieron a los hombros de sus amigos y comenzaron a arrancar las letras que cuelgan del porche del hotel Catalonia El Pilar mientras otros grababan y animaban. El hotel en ese momento estaba lleno de inquilinos.

Ahora mismo, la Policía Nacional está investigando lo ocurrido y se están estudiando las grabaciones del propio hotel y las colocadas por los alrededores para dar con los responsables.

Los altercados que fueron motivados por la presencia policial tras el destrozo del hotel se saldaron con 18 detenidos, cinco de ellos menores, con edades que oscilan entre los 18 y los 23 años. La Policía Nacional ha comunicado que los detenidos han quedado en libertad tras ser escuchados por el juez. La Policía Nacional descarta que se trate de un grupo organizado.

En los locales de la calle Manifestación sí que ven “más ganas de fiesta” de los jóvenes, aunque el ritmo de afluencia sí que está siendo común a otras Fiestas del Pilar. Sin embargo, estos locales que acabaron sin heridas coinciden “la peor parte se la llevó el hotel”. Uno de sus trabajadores ha indicado que se necesita más presencia policial estas noches y que la actividad de los jóvenes y los actos cometidos “no se habían visto antes”.

Azcón asegura que la mayoría de zaragozanos se ha comportado con absoluta responsabilidad

El alcalde de Zaragoza, Jorge Azcón, se ha referido a los actos vandálicos y disturbios contra la policía ocurridos durante la noche víspera del día del Pilar. Azcón ha condenado todos los actos violentos y ha asegurado que todos los efectivos están trabajando para que no vuelvan a ocurrir.

Eso sí, Azcón ha querido dejar claro que la inmensa mayoría de los zaragozanos se ha comportado con “absoluta responsabilidad”. “Algunos pequeños actos violentos no nos representan y no pueden empañar las Fiestas del Pilar”, ha sostenido. Azcón ha asegurado que la coordinación policial está funcionando y ha subrayado que no van a bajar la guardia y “van a seguir haciendo un magnífico trabajo”.

Noche más tranquila

Esta noche, el parte policial ha sido totalmente diferente al del día anterior por la vuelta a la vida laboral de muchos zaragozanos. Fuentes policiales han afirmado que esta noche se han dado siete botellones lejos del centro, pequeños y localizados. También se han notificados dos pruebas de alcoholemia positivas de 185 realizadas.

Sin embargo, la noche no estuvo exenta de jaleo. Los agentes tuvieron que detener a dos jóvenes, claramente afectados por el alcohol, tratando de reventar un cristal en la calle Alfonso, sin éxito finalmente. Otro parte más insalubre son las tres intoxicaciones etílicas del pasado día, una de ellas de un menor.

Print Friendly, PDF & Email