Los floristas venden un 90% menos de ramos que en 2019 por la reducción del aforo en la Ofrenda

El clavel blanco es la "reina de las floristerías" de Aragón. FOTO: Laura Trives

Las flores son las grandes protagonistas de este martes 12 de octubre. Los hay que las eligen rojas, blancas o amarillas, aunque para gustos, colores. Hay quien prefiere claveles o quien prefiere rosas, margaritas… Pero todos con un objetivo común: llevárselas a la Virgen del Pilar. Aunque este 2021 la Ofrenda de Flores ha sufrido modificaciones, la esencia permanece. Lo que sí que ha cambiado son las ventas en las floristerías de Aragón, que este año se han reducido un 90%.

En concreto, esta semana de 2021 la venta de flores en estos comercios se queda en un 12%, o 15% como máximo, de lo que es habitual para el Pilar. Cifras que se traducen en unas 840.000 flores en comparación con los siete millones que albergó la estructura de la Virgen en 2019. Así lo ha explicado el presidente de la Asociación de Empresarios Floristas de Aragón, Rubén Cebollero, que ha querido apuntar que “todo depende también de cada floristería” y del número de encargos que tenga.

Un año normal las Fiestas del Pilar suponen de un 5% a un 10% de la facturación anual en estos comercios. La cifra oscila más hacia un lado o hacia el otro dependiendo de si las floristerías hacen cestos grandes, “que son más caros”, o de si hacen únicamente ramos. “Habrá algunas que puedan vender 10.000 y otras que vendan mucho más”, ha indicado Cebollero.

Obviamente, respecto a 2020 la cifra aumenta notablemente, ya que pasar “de no hacer nada a hacer algo, ya es positivo”, ha dicho el presidente de la asociación. Aunque Rubén Cebollero ha querido destacar que “hay que tener en cuenta que este año han salido los mismos grupos que en 2019, entonces las cestas grades se han recuperado”. Por otro lado, debido a las restricciones solo hay un 7% de los oferentes de otras ediciones, “hemos pasado de 300.000 a 20.000, por lo que todos esos ramos más pequeñitos se han perdido”, ha lamentado.

Pero los aragoneses que no han podido participar en el acto de este martes no han dejado de realizar sus ofrendas a la Virgen. “Se está paliando la venta de los pocos oferentes con gente que quiere decorar en sus propias casas, parroquias que están haciendo sus propias ofrendas y gente que está decorando sus balcones y fachadas de comercios”, ha explicado Cebollero, que se ha mostrado contento con esto: “Todo ayuda un poquito”.

El clavel blanco, «la reina de la floristería»

Entre todas las flores existentes y que se pueden elegir, el clavel blanco es la flor por excelencia. “Es la que más se vende esta semana, especialmente para el ramo de ofrenda o los escudos, que suelen ser de clavel blanco”, ha indicado Rubén Cebollero. ¿Por qué es la más vendida? “Porque antes lo primero que se hacía era lo de arriba del manto y todo el mundo quería que sus flores estuvieran donde va la Cruz de Lorena”, por eso se elige la flor blanca. “Ya se ha quedado como tradición, es lo que más pide la gente. La reina de la floristería: el clavel blanco”, ha apuntado el presidente.

Y para que todos esos claveles estén a punto este 12 de octubre, los floristas se empiezan a preparar tres o cuatro semanas antes, “cuando empiezas a hacer los cálculos del pedido de flor”. Aunque este año ha sido “más locura”, ya que la tardía confirmación por parte de Sanidad ha retrasado el proceso y “fue solo hace unas dos semanas cuando se empezaron a hacer los encargos grandes”.

Así, en el momento que sale el orden de grupos ya empiezan a encargar las flores. Ese momento suele ser un mes antes, menos este año que se ha retrasado por la situación sanitaria. Sin embargo, los oferentes suelen hacer sus encargos “más a última hora, la última semana”, ha señalado Rubén Cebollero. Esto es así porque en los trabajos más extensos “necesitas más tiempo para hacer los cálculos y prepararlos, ya que hay algunos que son estructuras muy voluminosas”.

Próximo objetivo: Todos los Santos

Una vez finalizada la Ofrenda, los floristas ponen la mirada en su siguiente objetivo: Todos los Santos. Esta es la fecha “más importante del año”, ya que “es la que más venta produce para una floristería”. De esta manera, el presidente de la asociación ha expresado que “este año la esperamos con optimismo” porque en 2020 “con los límites que había, el miedo que tenía la gente por la Covid, el problema de aforos y el cierre perimetral, nos afectó muchísimo negativamente”.

Print Friendly, PDF & Email