Los secretos del barrio africano que quedó sepultado bajo el paseo de la Independencia

Los restos arqueológicos del barrio de Sinhaya comenzaron a salir a la luz en 2001

El paseo de la Independencia es una de las vías más populares de Zaragoza y todo el mundo se ha perdido alguna vez por sus tiendas y bares y callejeando por todos sus rincones. Hay quien, incluso, podría recrear todas sus zonas con los ojos cerrados. Pero, lo que quizás no sabías, es que bajo sus baldosas y suelo empedrado vivió una antigua tribu del norte de África, los Sinhaya.

Allá por el siglo XI comenzó el máximo esplendor y desarrollo de la época musulmana. La ciudad musulmana de Saraqusta empezó a quedarse sin espacio intramuros, por lo que tuvieron que construirse nuevos barrios. Estos reciben el nombre de arrabales y se erigían extramuros justo al lado de la muralla. Algunos de estos arrabales fueron: el arrabal de alfareros, lo que hoy sería la zona de San Pablo o el arrabal de curtidores que lo encontramos en la zona de Sementales.

Una maqueta detalla cómo eran los restos arquitectónicos encontrados

El arrabal de Sinhaya estaba ubicado entre las actuales plaza de España, Paseo de la Independencia y plaza Salamero. Tras la conquista cristiana en 1118, esta zona de Sinhaya pasó a llamarse la Morería ya que aquí era donde establecieron sus casas los musulmanes una vez fueron expulsados de la medina.

Edificios de tapial de tierra y cantos rodados y la muralla de la ciudad hecha de alabastro se erigían en esta zona, pues cuando llegaron los musulmanes en el año 714 los grandes edificios romanos como el teatro, las termas o el foro ya habían perdido su funcionalidad o habían quedado ocultos tras el aterrazamiento que acometieron los musulmanes.

La excavación arqueológica del paseo de Independencia sacó a la luz este barrio

Por lo tanto, surgieron una serie de espacios libres que propiciaron la construcción de nuevas edificaciones y nuevos trazados. El urbanismo en damero perfectamente constituido y tan establecido en época romana, se perdió en beneficio de un trazado irregular.

Los restos arqueológicos del barrio de Sinhaya comenzaron a salir a la luz en 2001 cuando se propuso hacer un parking bajo el Paseo de la Independencia. El Ayuntamiento encargó esta tarea a los arquitectos municipales, pero estos se negaron a acometer el proyecto ya que eran conocedores o imaginaban que bajo el paseo subyacían restos musulmanes. El proyecto fue adjudicado a un arquitecto externo y, cuando se levantó el paseo, comenzaron a aparecer restos arqueológicos musulmanes de entre los siglos X y XII.

Bajo esta vía se encuentran los restos del arrabal musulmán

Efectivamente se trataba de los vestigios del barrio de Sinhaya, los materiales eran modestos y poco consistentes que, eso sí, formaban conjuntos estructurados y además era visible el trazado de las calles.

Se decidió estudiar y catalogar los restos sobre el terreno y cubrirlos con una capa de geotextil. Finalmente, en 2011 cuando comenzaron las obras del tranvía, se aseguró que se trabajó a 50 centímetros de la superficie y no se llegó hasta los materiales musulmanes que se hallan a más de 2 metros de profundidad. Igualmente, este arrabal milenario sufre en la actualidad las vibraciones del paso constante del tranvía.

Print Friendly, PDF & Email