El centro de Zaragoza despierta lleno de basura por los botellones