Una montañera fallece en el Pico Infierno tras precipitarse 200 metros cuando escalaba

Imagen del rescate que se produjo este miércoles

Una vecina de Guipuzkoa falleció el pasado miércoles cuando escalaba en el Pico Infierno. La mujer, de 46 años, se precipitó 200 metros por el desprendimiento de un bloque de piedra, y la Guardia Civil solo pudo certificar la muerte. Con ella iba otro hombre, de 39 años, que quedó ileso pero enriscado a 100 metros de altura.

Fue alrededor de las 14.40 horas del 6 de octubre se recibió un aviso en la central 062 de la Guardia Civil de Huesca, procedente del 112. Ahí se informaba de que una persona que se encontraba en las inmediaciones del Pico Garmo Negro estaba escuchando a otra pedir auxilio. Esta se encontraba en una pared cercana en el ascenso al Pico Infierno desde el Ibón de Pondiellos.

Fue entonces cuando se dirigieron al lugar helicóptero de la Guardia Civil de Huesca, Ereim de Panticosa y sanitario del 061. Tras llegar a la zona del aviso, realizaron labores de búsqueda de la persona que solicitaba auxilio. Finalmente se localizó a una persona inmóvil en la base de una pared de piedra y a otra persona enriscada a unos 100 metros de altura.

Debido a las fuertes rachas de viento, el helicóptero tuvo que dejar a los especialistas y sanitario en los ibones de Pondiellos. Desde allí fueron a pie hasta acceder al lugar donde se encontraba la persona accidentada, donde únicamente se pudo certificar el fallecimiento de la misma al sufrir lesiones incompatibles con la vida.

Tras ascender hasta donde se encontraba la persona enriscada y conseguir descenderla del lugar con seguridad, se le llevó hasta un lugar donde pudo ser recogido por el helicóptero. Posteriormente, comenzaron el descenso de la camilla hasta donde pudo ser recogida por la aeronave y evacuada hasta Panticosa. Allí, un coche funerario trasladó el cadáver hasta el depósito de Jaca a la espera de autopsia.

La fallecida es una mujer de 46 años y el rescatado ileso un varón de 39, ambos vecinos de Guipúzcoa. Al parecer, ambos montañeros se encontraban ascendiendo al Pico Infierno desde el Ibón de Pondiellos y a la mujer se le desprendió un bloque de piedra, precipitándose unos 200 metros.

Más rescates

Por otra parte, el personal del Ereim de Huesca realizó un rescate en la misma madrugada, tras recibir otro aviso a través del 112. Dos ciudadanos belgas se encontraban enriscados en la vía Currucuclillo en el Mallo Frechín de los Mallos de Riglos, cuando descendían la referida vía y en uno de los rápeles se les atascaron las cuerdas y no podían continuar bajando. Informaron de que se encontraban bien, pero debido a la caída de la noche, las temperaturas habían bajado y tenían frio. Además, había fuertes vientos en la zona.

Los especialistas se dirigieron en vehículo hasta el lugar y después, cargados con el material de rescate, ascendieron a pie hasta la cima del Mallo Frechín. Allí instalaron cuerdas para descender hasta los escaladores, teniendo que usar un pasamanos para reunirlos en un mismo punto.

Tras asegurarlos, comenzaron el descenso mediante cinco largos de rapel con la dificultad que ofrecía la oscuridad y los fuertes vientos. Eso sí, consiguieron llegar hasta la base de la pared a las 3.00 horas. Los rescatados son dos ciudadanos belgas de 42 y 38 años que resultaron ilesos.

Print Friendly, PDF & Email