JIM y Ambriz calientan motores con un duelo de chapas en Zaragoza

Los entrenadores de ambos conjuntos se han visto por primera vez las caras

El entrenador del Real Zaragoza, Juan Ignacio Martínez, y el de la Sociedad Deportiva Huesca, Nacho Ambriz, se han visto las caras por primera vez en el terreno de juego. No ha sido en La Romareda, ni ante sus aficionados, y ni siquiera han podido contar con sus hombres de confianza. Lo han hecho en un partido de chapas en Espacio Ámbar, pero les ha servido de tanteo para obtener una primera impresión.

Conducidos por el director de comunicación de Ámbar, Enrique Torguet, ambos entrenadores han respondido primero a un cuestionario de lo más personal. Ambriz ha dejado claro que ya tiene cierta noción de lo que es la ciudad de Zaragoza, y sabía de primera mano que en el Pilar hay una bandera mexicana. Eso sí, este miércoles ha podido aprender que la trajo San Pío X en 1908.

El míster oscense ha abierto su plano personal y se le ha podido conocer un poco mejor. Ya se sabe que tiene varios banderines de equipos mexicanos en su casa, que jugaba al futbolín de niño en su barrio y que sus jugadores preferidos han sido Hugo Sánchez y Rafa Márquez. Además, ya sabe lo que es disputar partidos calientes tanto de míster como de jugador.

Un poco más alegre iba JIM, que afirmaba ser todo un maestro a las chapas y avisaba a Ambriz. “Me da pena que sea el primer partido que vas a perder”, le retaba. A pesar de que el duelo ha quedado en empate, el míster zaragocista también ha mostrado su cara personal. Como jugador histórico se quedaría con el internacional Violeta y con Belsué, también representante de España. Como persona cercana, también ficharía a Cuartero, internacional en todas las categorías inferiores.

Vada y Buffarini han sido los dos siguientes en citarse en duelo. El zaragocista ha tenido palabras de elogio para el conjunto maño que la ha definido como “la más caliente y apasionada” de las que ha conocido. Por su parte, el oscense ha definido como “una alegría” el hecho de poder disfrutar de un partido en La Romareda ante el Real Zaragoza. Todavía no está adaptado y ha mandado un mensaje a la afición: “Que se queden tranquilos, vamos a hacer todo lo posible para salir adelante”, ha asegurado.

Real Zaragoza y Huesca se medirán en un partido que en ambos casos se puede calificar como vital. Los maños se juegan la posibilidad de hacer un cambio de dinámica que les de la fuerza para ser por fin un equipo ganador. Por su parte, el Huesca busca reengancharse a la zona alta. Máxima concentración y ganas para dos equipos que quieren terminar el lunes con tres puntos más bajo el brazo.

Print Friendly, PDF & Email