Nuestro hijo mayor está diagnosticado con altas capacidades y nos preocupa su baja autoestima y la poca sociabilidad con sus compañeros.

Una baja autoestima es un rasgo muy frecuente en la personalidad de quienes desarrollan un alto cociente intelectual. Su cabeza puede ser su peor enemigo y sienten miedo a ser juzgados y no aceptados por los demás. Muchas veces las necesidades de estos niños son más emocionales que intelectuales y, por ello, es fundamental que encuentren en su familia el apoyo familiar y la confianza que necesitan para afrontar su presente y futuro.

Debéis trabajar sus habilidades sociales, enseñarle a que aprenda a aceptar y valorar las diferencias que sienta frente al resto de sus compañeros y amigos, como ocurriría con cualquier persona, y estimular y apoyar los distintos estilos de juego o intereses que muestre vuestro hijo.

Es muy importante promover que tenga diversos grupos de socialización como puede ser tener amigos fuera del colegio, realizad extraescolares y asistir a asociaciones especializadas en altas capacidades, entre otros ejemplos. En definitiva, se trata de que puedan encontrar su entorno y hacer actividades en las cuales puedan integrarse y ser ellos mismos, aprender a su ritmo, desarrollar sus intereses y sin sentir que no tienen que ocultarse o cambiar para no ser juzgados.

Mi consejo: Es muy importante proteger a los hijos de posibles burlas o ataques de compañeros y promover actividades en las cuales puedan socializarse y hacer que se sientan realizados.

Print Friendly, PDF & Email