La DGA ultima el anteproyecto de ley para regular el uso de los perros de asistencia

El Gobierno de Aragón trabaja en la recta final del anteproyecto de ley para regular el uso de perros de asistencia para personas con discapacidad en Aragón

El Gobierno de Aragón trabaja en la recta final del anteproyecto de ley para regular el uso de perros de asistencia para personas con discapacidad en Aragón. El trámite normativo, cuyo primer borrador ya pasó por el Consejo de Gobierno, se encuentra en estos momentos en fase de debate y de participación ciudadana. De hecho, tal como ha explicado este martes la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales de la DGA, María Victoria Broto, “mañana miércoles se va a celebrar una sesión de información en la que diferentes entidades, diferentes asociaciones y personas van a participar para hacer aportaciones, de una ley que lo que quiere hacer es regular el uso de los perros, no solo guía sino también de asistencia, que puedan utilizarse con fines terapéuticos”.

Esa ley “regulará las condiciones sanitarias de estos animales”, establecerá las obligaciones y el trabajo que deben cumplir los propietarios de los canes, y también será “importante”, tal y como ha reconocido Broto, que en esa ley “lo que planteemos es cómo tiene que ser su uso y cuál tiene que ser su adiestramiento”. “Queremos regular esta actividad para tener el registro de estos perros, para que veamos cuál tiene que ser su adiestramiento y demos garantías de todo tipo”, ha manifestado la consejera en el contexto de la exhibición de perros guía dirigida por la Fundación ONCE y que se ha celebrado en la plaza de Santa Engracia de Zaragoza, dentro de las actividades que la entidad está llevando a cabo durante toda la semana en Aragón. Mariví Broto ha estado acompañada de la delegada territorial de la Fundación ONCE en Aragón, Raquel Pérez, y del presidente del Consejo Territorial de la ONCE en la comunidad, José Luis Catalán.

Diferentes especialidades

Dentro de las categoría de perros de asistencia se incluyen los perros guía (perro adiestrado para el acompañamiento, conducción y auxilio de personas con discapacidad visual, ya sea total o parcial, o con una discapacidad auditiva añadida); el perro de servicio (perro adiestrado para promover la autonomía de las personas con alguna discapacidad física mediante la ayuda y asistencia en las actividades de la vida diaria); el perro de señalización de sonidos (perro adiestrado para dar aviso a las personas con discapacidad auditiva de la emisión de sonidos y su fuente de procedencia); el perro de aviso (perro adiestrado para dar una alerta médica a personas que padecen crisis recurrentes con desconexión sensorial derivadas de una enfermedad específica como la diabetes, epilepsia u otra enfermedad que se reconozca de acuerdo con la disposición final segunda), o el perro para personas con trastornos de espectro autista (perro adiestrado para cuidar de la integridad física de una persona con trastornos del espectro autista, guiarla y controlar las situaciones de emergencia que pueda sufrir). Se prevé la posibilidad de ampliar a futuro dicha categorización.

La norma, cuyo borrador fue tomado en consideración el pasado mes de julio por el Consejo de Gobierno, debe pasar esta etapa de participación ciudadana (que incluye fase de retorno), el período de información pública durante un mes, así como recabar los informes preceptivos de la Secretaría General Técnica del Departamento, el de la Dirección General de Servicios Jurídicos y ser aprobado por el Consejo de Gobierno como Proyecto de Ley para su remisión a las Cortes de Aragón para su tramitación parlamentaria.

Empezar desde la base

La exhibición de perros guía que ha tenido lugar este martes en Zaragoza ha tenido invitados especiales, unos grupos de escolares que han disfrutado de la experiencia de ver cómo los canes conducen a sus adiestradores de la forma más segura posible evitando los obstáculos. Un acto que al mismo tiempo ha servido para “sensibilizar” a los más pequeños para que “vayan conociendo lo que es la importancia de lo que es la vida de una persona al lado de un perro guía, el adiestramiento y lo que supone poder normalizar la vida diaria, sobre todo, la movilidad”, ha expresado José Luis Catalán.

“Es siempre importante empezar desde la base como es la infancia, y uno de los valores es el respeto y entender que hay diversidad de personas, con diferentes características y la discapacidad visual en este sentido es una más, pero con ayudas como las de los perros guías, una persona puede realizar cualquier tipo de actividad sin ningún problema”, ha añadido el presidente del Consejo Territorial de la ONCE en Aragón.

Los perros guía, soporte fundamental de las personas con discapacidad visual, deben experimentar dos entrenamientos antes de conocer a su nuevo dueño

Ocho meses de entrenamiento

Los perros guía, soporte fundamental de las personas con discapacidad visual, deben experimentar dos entrenamientos antes de conocer a su nuevo dueño. Uno de ellos el denominado “temprano” y otro el “avanzado”, de unos tres o cuatro meses de duración cada uno, según ha indicado una de las entrenadoras, Raquel Blesa. Cuando finalizan su entrenamiento, la Fundación ONCE se encarga de emparejar al perro con su nuevo dueño teniendo en cuenta las características de cada una de las partes, para evitar cualquier problema de convivencia.

Asimismo, según Blesa, no todas las razas de perro son propicias para el adiestramiento, y en la ONCE se trabaja con perros de raza labrador, pastor alemán o perros de cruce, como pueden ser el de golden retriever y labrador.

Print Friendly, PDF & Email