Fermín Serrano: “Las empresas aún pueden invertir más en I+D+i para la Agenda 2030”

Fermín Serrano invita a movilizar más recursos privados para I+D

El 25 de septiembre de 2015, hasta 193 países miembros de la ONU suscribieron un acuerdo mundial con 17 objetivos y 169 metas, con el horizonte de 2030, incluyendo nuevas esferas como el cambio climático, la desigualdad económica, la innovación o el consumo sostenible. En este marco, el Gobierno de Aragón decidió enfocar todas sus políticas hacia esta agenda, centrando el trabajo de los distintos departamentos en construir una Comunidad “verde, social y digital”.

Pregunta.- ¿Cuáles son las bases de la estrategia de Aragón por la Agenda 2030?
Respuesta.- La primera idea fundamental es que la Agenda 2030 nos involucra a todos. Todos tenemos que aportar nuestro granito de arena, y eso se traduce en Aragón en un consenso y una llamada a la acción colectiva. No es cosa de uno, del Gobierno de forma aislada. Necesitamos que las empresas, centros de investigación, escuelas, hospitales y ciudadanos nos ayuden a llegar ahí.

P.- ¿Ha frenado el Covid la implantación de los ODS?
R.- Ha frenado bastantes cosas, sobre todo a escala global. El impacto ha sido negativo en empleos, pobreza o en incrementar algunas desigualdades, pero debemos ver el vaso medio lleno. Podemos reconocer que los fondos europeos de recuperación han ayudado a entender las implicaciones de la Agenda 2030 y ver que solos no podemos. Hace falta meter más fondos transformadores para llegar a la transición verde y digital.

P.- Para cumplir estos objetivos es fundamental el apoyo de las grandes empresas. ¿Está también el tejido empresarial aragonés comprometido con la Agenda 2030?
R.- Las empresas grandes son muy importantes porque tienen gran capacidad de arrastre al resto del tejido socioeconómico, proveedores, clientes y empleados, y de crear cultura. En los últimos tres años ha habido un cambio de tendencia muy importante. Son agentes del cambio y deben movilizar sus recursos hacia los ODS.

Serrano considera que el turismo debe asentarse sobre unos valores más sostenibles

P.- En este sentido, ¿qué importancia tiene que las grandes empresas sirvan como ejemplo para las más pequeñas?
R.- Las grandes empresas pueden ser referentes, pero no debemos olvidar la capacidad de los pequeños para aportar en su ámbito de influencia. Las grandes tienen un ámbito más grande y mayor capacidad de entender qué está pasando, pero las pequeñas también fomentan la innovación social, en proceso, más ágil y verde, y con más cercanía a tu vecino.

P.- Una de las claves del turismo del futuro será que sea sostenible. ¿Qué significa que Aragón sea un destino turístico sostenible?
R.- El turismo es uno de los sectores más importante. No queremos más turistas y dinero per se, sino mejores turistas, ciudadanos que temporalmente vienen a nuestro territorio y que deben compartir la visión de Aragón. Eso se traduce en prácticas, experiencias e innovación hacia un nuevo paradigma de un turismo sostenible, más verde y digital, con mayor eficiencia y respeto hacia el ecosistema y los recursos endógenos.

P.- ¿Qué papel va a jugar la agroalimentación en este camino?
R.- Toda la cadena de valor está en un proceso de “reverderización” continua para aumentar la eficiencia y preservar mejor los recursos del suelo o el agua, con una cadena de transporte más limpia. Se apuesta por la circularidad en productos de proximidad, por I+D para mejorar la eficiencia de las variedades autóctonas y cultivos. En Aragón tenemos grandes referentes tanto en investigación como en el sector empresarial que demuestran que es uno de los que más ha tirado durante la crisis en exportación y por ser más verdes y sostenibles.

P.- Respecto a los ODS, ¿hay algún apartado donde Aragón, digamos, tenga déficit o donde vea que se puede hacer más?
R.- Por supuesto. Llegar a los 17 ODS en 2030 será muy difícil. En algunos estamos muy cerca, porque tenemos una situación privilegiada en el mundo, pero tenemos déficit. Una de las que más me interesa personalmente es la falta de inversión privada para I+D, para acometer la transición verde y digital con garantías. Debemos ser más competitivos sostenibles, crear empleos de mayor valor añadido y asegurar que venga acompañado de una formación y empleo activo para todos. Todo lo que hagamos será poco y las empresas aún pueden invertir más en I+D+i para la Agenda 2030.

P.- ¿La ciudadanía también está implicada?
R.- Por supuesto. Aunque muchos no lo llamen como Agenda 2030 o no sepan qué son los ODS, cada vez los ciudadanos somos más responsables, tenemos más conocimiento de los riesgos, más capacidad formativa, comunicativa y de organizarnos. Las entidades debemos escuchar más, e incorporar ese conocimiento real a la toma de decisiones y estrategias de cada sector. La gente quiere luchar por el clima, evitar residuos, más productos de proximidad y poder vivir en todos los territorios con servicios públicos de calidad. Todas esas demandas están relacionadas con la Agenda 2030.

Fermín Serrano invita a movilizar más recursos privados para I+D

P.- De un modo práctico, ¿qué puede hacer un vecino para apoyar en esa lucha?
R.- Esa es la pregunta clave, qué podemos hacer los gobiernos, empresas, maestros o ciudadanos. Tomar, en cada momento, decisiones hacia los ODS. Más que pensar en grandes estrategias o actuaciones, que seguramente estén fuera de nuestro alcance, tomar decisiones diarias en el consumo diario de alimentos o ropa, pensar qué impactos tiene cuando compramos, si vamos solo al precio o algo más. En turismo, tenemos que valorar a dónde quiero ir, en qué condiciones y con qué propósito. La gente está trabajando con la Agenda 2030 aunque lo llamen de otra forma.

P.- De todas formas, aunque en Aragón pongamos todo nuestro empeño, sin las grandes potencias como EEUU o China será difícil alcanzar todas las metas
R.- Efectivamente. En Aragón tenemos mucho talento y grandes referentes que están trabajando de forma excepcional, pero nuestro ámbito de actuación es regional. Afortunadamente, Europa demuestra que yendo juntos somos más y podemos trabajar en más líneas. En contaminación y emisión de contaminantes estamos mejor que otros como China, pero eso no nos debe permitir hacer lo que queramos. Hacemos lo que está en nuestra mano, confiando en que China o EEUU están apostando más por el cuidado del medio ambiente y la sostenibilidad como parte de su proyecto de desarrollo.

P.- ¿Cómo se imagina Aragón en 2030?
R.- Espero que Aragón siga siendo tierra de pactos, de consenso y de compromiso, con una mayor capacidad de influencia y demostrando que podemos aportar mucho. Esta década de acción pasará muy rápido. Vamos a poder acelerar esas transiciones hacia el Aragón verde, social y digital, con una mayor apuesta por los servicios públicos reforzados en todo el territorio, más capacidad de I+D y con mayor peso de la investigación, con mejores cultivos e industrias que permitan un crecimiento sostenible y justo para todos.

Print Friendly, PDF & Email