El teletrabajo se reduce un 31,2% en Aragón tras el fin de restricciones y la vacunación

El 10,9% de los trabajadores en Aragón tiene la posibilidad de teletrabajar

El teletrabajo se ha reducido un 31,2% en el último año en Aragón, la contracción interanual ha sido mucho mayor que a nivel nacional, situándose como la cuarta caída más profunda entre las autonomías. Aun así, ahora mismo el 10,9% de los trabajadores en Aragón tiene la posibilidad de teletrabajar, al menos ocasionalmente, frente al 8,8% de hace dos años (antes del estallido de la pandemia).

En la Comunidad aragonesa esta estabilización es más tentativa y se ha producido en un rango que se puede situar entre 60.000 y 70.000 teletrabajadores, aproximadamente. En el segundo trimestre han sido 64.000 las personas que trabajaban al menos ocasionalmente desde su hogar en Aragón, un 31,2% menos que un año antes (la cuarta mayor reducción entre todas las comunidades autónomas).

Por otro lado, tras más de dos años seguidos con caídas, el empleo a tiempo parcial tiene una fuerte recuperación en Aragón. En los últimos doce meses se han creado 11.700 empleos de este tipo, un 98% del total. Sin embargo, como este incremento ha servido para recuperar pérdidas anteriores, la media móvil de cuatro trimestres de la proporción de ocupados a tiempo parcial en el total de ocupados solo ha crecido en Aragón dos décimas hasta el 13,7%.

La penetración del empleo a tiempo parcial es menos marcada en la Comunidad que en el conjunto español (14,2%), y el 13,7% aragonés queda aún más lejos del 18,6% de media de la UE-27 y mucho más, por ejemplo, de países como Alemania (29,1%), Austria (28%), Bélgica (24,2%) y Dinamarca (24,1%).

En España se reduce el teletrabajo un 18,4%

El número de teletrabajadores en España se ha estabilizado en los últimos cuatro trimestres en un rango de entre 2,8 y 3,2 millones de personas, aproximadamente. Sin embargo, cuando se compara el dato puntual del segundo trimestre de este año (2,9 millones de teletrabajadores) con el del mismo periodo del año pasado (trimestre atípico que incluye el confinamiento de la población, que marcó el máximo histórico de 3,55 millones de teletrabajadores), se encuentra una reducción de un 18,4%.

El análisis de la variación interanual del segundo trimestre da pistas útiles acerca del mayor o menor grado de implantación del teletrabajo en las diferentes autonomías. En un extremo, la Comunidad de Madrid y Cataluña muestran los descensos más suaves, de un 8,9% y un 13,6%, respectivamente. En cambio, seis autonomías exhiben retrocesos interanuales de al menos el 30%: Cantabria (-38,3%), el País Vasco (-34,9%), Extremadura (-32,6%), Aragón (-31,2%), la Comunidad Valenciana (-30,9%) y Castilla-La Mancha (-30,8%).

Esas variaciones permiten comprender por qué se ha reafirmado el predominio de la Comunidad de Madrid (774.000 teletrabajadores), de Cataluña (591.700 teletrabajadores), Andalucía (378.700 personas que teletrabajan actualmente) y la Comunidad Valenciana (253.900) en este campo, concentrando al 68,9% del total de teletrabajadores españoles.

Print Friendly, PDF & Email