PP, Ciudadanos y Vox rechazan que el Ayuntamiento se implique en el conflicto del transporte público

Los trabajadores de Avanza se han manifestado esta mañana junto a los conductores del tranvía

La sesión plenaria de este miércoles en el Ayuntamiento de Zaragoza ha vuelto a poner sobre la mesa el conflicto latente entre las empresas del bus y del tranvía de la ciudad y la negociación del convenio colectivo que ha provocado una situación de paros parciales que se han prolongado a lo largo del mes de septiembre. Precisamente por el malestar que puede generar esta situación a los vecinos, así como a los propios trabajadores, el grupo municipal Podemos Zaragoza ha traído una moción que pretendía ayudar a dar solución al conflicto.

La formación instaba al alcalde, Jorge Azcón, a que se implique en la resolución de los conflictos laborales que afectan al transporte público de la ciudad, mediando directamente en las partes para su resolución. En este sentido, la concejal de Podemos Zaragoza, Amparo Bella, ha criticado que esta es una situación «intolerable» para la ciudad, dado que los convenios están caducados. Además, ha insistido Bella, «ponerse del lado de la empresa es dejar de lado a los trabajadores».

La moción, que sí ha contado con el apoyo de PSOE Zaragoza que también ha presentado una moción similar, así como con el de Zaragoza en Común, también ha tenido la intervención previa del presidente del Comité de Empresa de los Autobuses Urbanos de Avanza, Javier Anadón, quien ha pedido directamente a Azcón que «sea el alcalde de todos los ciudadanos, no sea el alcalde de una multinacional». Idea a la que también se ha sumado el presidente del Comité de Empresa de Tranvías de Zaragoza, Carlos Lázaro, quien además el ha recriminado al alcalde que haya dicho a los medios que «la empresa de tranvías ha hecho la mejor oferta que se ha visto nunca», ya que, ha criticado, «eso es porque es la única».

Desde el equipo de gobierno, sin embargo, la concejal de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca ha asegurado que el Ayuntamiento «no puede hacer nada más» porque «el PSOE marcó las reglas del juego». Así, ha explicado Chueca, «los nuevos contratos no permiten intervenir al Ayuntamiento en las negociaciones salariales. No hay opción de influir más allá de reunirnos con las partes. No hay otras posibilidades legales más allá de intentar acercar posturas”.

De igual forma, el grupo municipal Vox también ha votado en contra de la moción ya que no se puede cumplir lo que en ella se pide al ser «una contrata privada que explota un servicio público”. Sin embargo, Rouco sí ha asegurado que votará a favor de la moción que está prevista que traiga el PSOE y que pide buscar soluciones con relación a las huelgas generadas por los conflictos laborales del servicio de Autobús y Tranvía, así como garantizar la calidad de la prestación de transporte público.

Print Friendly, PDF & Email