La futura ley de emergencias de Aragón se abre a la participación ciudadana

La frecuencia de los episodios meteorológicos adversos obliga a modificar la operativa de las intervenciones durante las emergencias

La Ley del Sistema de Protección Civil y Gestión de Emergencias de Aragón continúa dando sus pasos para convertirse en una realidad. El Consejo de Gobierno ha aprobado este miércoles la toma en conocimiento del anteproyecto, que se abre ahora a la participación ciudadana. Esta ley, una de las normativas “más importantes que aspiramos a aprobar en esta legislatura”, según ha expresado la consejera de Presidencia, Mayte Pérez, pretende adaptar a la nueva realidad la lucha contra los fenómenos meteorológicos adversos.

A partir de este momento comienzan los trámites de audiencia e información pública, y pronto arrancará el proceso de deliberación participativa para poder aprobar la norma como proyecto de ley del Gobierno autonómico.

A día de hoy, Aragón cuenta con la Ley 20/3003, a través de la que se regula la organización de la protección civil de la Comunidad ante situaciones de emergencia, catástrofe o calamidad colectiva y la gestión y atención de emergencias individuales. Esta normativa, que ya cuenta con varios años de vigencia, debe adaptarse a las nuevas realidades, “más si cabe teniendo en cuenta las diferentes catástrofes medioambientales que vienen ocurriendo desde enero de 2020”.

Aparición de episodios meteorológicos adversos 

Y es que el cambio climático ha aumentado la frecuencia de los episodios meteorológicos adversos, lo que también obliga a modificar la operativa de las intervenciones durante las emergencias. “Todo esto precisa un texto acorde con los nuevos tiempos”, ha remarcado Pérez.

En esta ley se mantiene el espíritu de la ley aragonesa de 2002. El modelo que se plantea supone una evolución y un desarrollo adaptado a los nuevos tiempos, las nuevas tecnologías y las nuevas necesidades que han ido surgiendo durante los últimos 20 años en materia de protección civil y gestión de emergencias. “Debemos inculcar una nueva cultura de la protección civil”, ha manifestado la consejera.

La normativa, cuya “llave maestra pasa por la cooperación”, introduce novedades que repercutirán en una mayor profesionalización y preparación de las personas que forman parte del sistema de protección civil y gestión de emergencias de Aragón. El objetivo es hacer frente de manera más eficaz a la anticipación e intervención en las situaciones de emergencia, catástrofe y calamidad pública. Además, se persigue sentar las bases para conseguir una cultura de protección civil de los aragoneses que conlleve un incremento de la resiliencia ante el riesgo derivado de estas situaciones.

El borrador de anteproyecto de ley que se tramitará está conformado por cuatro títulos, 105 artículos, cinco disposiciones adicionales, dos derogatorias y otras dos disposiciones finales. En esta estructura se abarca desde la organización de sectores públicos local y autonómico o de los servicios operativos pasando por las estrategias de protección civil, además de cómo aplicar la prevención, la respuesta o las actuaciones a llevar a cabo para la información y avisos de alerta y alarma.

Print Friendly, PDF & Email