Una señora amenaza con una porra extensible y una táser a unos jóvenes que montaban jaleo de noche

La señora fue cacheada y aparte de la porra extensible y la pistola táser, los agentes le aprehendieron en el bolso un puño americano

El ruido que producían unos jóvenes en un banco de la calle Juan XXIII de las Delicias un viernes noche desencadenó la ira de una mujer de 56 años que no dudó en amenazarlos con una porra extensible. La mujer no solo iba equipada con esta arma prohibida para el ciudadano, sino que también llevaba una pistola táser, también ilegal, y un puño americano personalizado de color rosa. La señora pasó la noche en el calabozo y quedó al día siguiente en libertad.

Los jóvenes llamaron al 091 sobre las 23.30 horas del sábado alertando de que había una mujer amenazándolos e increpándolos con un arma extensible y una pistola táser. Ambas armas prohibidas que ni los propios policías nacionales ni guardias civiles pueden usar.

Una vez personados los agentes, la mujer alegó que los jóvenes estaban montando mucho jaleo y que había preferido bajar ella a la calle en vez de llamar a la Policía.

Por si la situación fuese poco surrealista, la señora fue cacheada por los agentes y aparte de la porra extensible y la pistola táser, que llevaba en las manos, le aprehendieron en el bolso un puño americano personalizado de color rosa.

La mujer, nacida en el 1965, fue enviada al calabozo como presunta autora de un delito de amenazas y de uso de armas prohibidas. El juez, horas más tarde, decretó su libertad con cargos.

Print Friendly, PDF & Email