Una historia de amor, crimen, sueños y universos paralelos con Zaragoza como escenario

"María en el multiverso" es una novela de Mariela Cedeño que mezcla tres géneros literarios

Hay amor, pero no solo amor. Crimen, pero no es un thriller, y también tintes policiacos y de ciencia ficción que convierten «María en el multiverso» en una novela en la que convergen multitud de géneros literarios y ninguno en concreto. Y ahí radica su interés y la voluntad de su creadora, Mariela Cedeño, que quiso hacer una «historia atípica, que se alejase de una novela romántica y que combinase estos tres géneros que puedo decir que son mis favoritos», ha confesado la autora.

«Hoy, a sus cincuenta y tres años, Rocío sigue pensando que las emociones son más fuertes que la misma razón y que, aunque estemos destinados a vivir nuestros propios mundos, existen otros más poderosos aún sin explorar y que inconscientemente traspasamos esos límites entre lo real y lo onírico a través de nuestra mente. Rocío estaba segura de que María cruzó esa barrera lineal del espacio y del tiempo y que era la llave que abría esos mundos paralelos. La existencia de Antonio y Antonius era la prueba de que todo ello era cierto».

Este es el atractivo comienzo que zambullirá a los lectores en la historia de María, una mujer con problemas en su matrimonio que tiene recurrentes pesadillas y que un día debido a causas extrañas (dejémoslo ahí para no caer en spoilers) acaba en coma. Con idas y venidas entre pasado y presente también se nos presenta a la psicoanalista Rocío y al inspector Antonio que comenzarán, o no, un idilio en el que hay muchos secretos.

En sus 254 páginas, «María en el multiverso» da saltos temporales y nos presenta, como su propio nombre índica, la existencia de más de un universo demostrando que el tiempo no es lineal y que su fractura puede tener consecuencias en el hoy. Al más puro estilo de Cortázar, aunque ella siempre haya sido más del realismo mágico de García Márquez, Mariela Cedeño, hace una historia que descoloca a los lectores. Eso sí, de manera intencionada.

«Quise jugar con ese caos que dan los saltos en el tiempo y que el lector se descolocara un poco porque creo que utilizando esta técnica se consigue que quien te lee permanezca atento para no perderse», asegura la autora. En uno de esos viajes temporales los tintes de la ciencia ficción inundan la novela con la llegada de una presencia maligna e inexplicable que es capaz de manipular y controlar a María, una de las protagonistas.

Unos sueños que tuvo durante varias noches fueron esa llama de inspiración que se prendió en Mariela para comenzar a escribir su primera novela. Los veladores y el paseo de la Gran Vía, el parque Grande y otras zonas de Zaragoza aparecen de manera recurrente en la obra porque es un espacio que la autora conoce bien y ama, pues lleva mucho tiempo viviendo en la capital aragonesa.

Cedeño es fotógrafa y community manager de profesión y nunca se había planteado escribir hasta que decidió plasmar eso que había vivido mientras dormía y sus familiares la animaron a continuar. A finales de 2019 la acabó y aprovechó la pandemia para todo el proceso de corrección.

La novela está publicada en Caligrama Editorial, una firma de autopublicación dependiente de Penguin Random House. Ellos se encargan de la distribución de «María en el multiverso» por diferentes establecimientos, pero la promoción corre a cargo de la autora y su marido. «Somos un equipo y la verdad es que nos costó bastante dar a conocer la novela. Hemos contactado con muchos escritores, bookgramers (cuentas de Instagram que hablan sobre literatura) y así a través de las redes sociales hemos conseguido darle poco a poco más visibilidad, pero no es un proceso fácil», ha confesado. Sin embargo, tuvo su resultado ya que consiguió que la leyeran en Estados Unidos, Colombia o Argentina.

Las protagonistas femeninas predominan en la novela porque Mariela «lo creía necesario para empoderar a las mujeres y mostrar a dos de ellas fuertes y valientes». En definitiva, «María en el multiverso» una historia que quiere conseguir «que los lectores se emocionen, vivan, se enganchen y sientan lo que los protagonistas». Y ciertamente lo consigue, aunque todavía quedan muchas cosas por desvelar por lo que la autora está enfrascada ya en su segunda novela.

Print Friendly, PDF & Email