Una película solidaria para dar voz al cáncer infantil convierte a Magallón en un plató de rodaje

"Aquí y ahora" es el filme que se estrenará el 15 de febrero y la recaudación es en beneficio de Aspanoa y otras entidades

Algunos vecinos de Magallón reconocían este lunes que rodar una película en su tierra era como si te tocase la lotería, «siempre piensas que les va a pasar a otros o en ciudades más grandes, pero aquí en el pueblo…». Pues su pueblo se ha convertido en estos días en un plató de rodaje y ellos en actores improvisados del largometraje «Aquí y ahora», dirigido por Manuel Serrano que versa sobre el cáncer infantil y que tiene fines solidarios, pues su recaudación irá a parar a entidades como Aspanoa (Asociación de padres de niños con cáncer) o Adano, que cumple la misma función en Navarra.

Ara y Andrea han exclamado emocionadas que rodar una película era una «experiencia muy chula» y que «nunca habían hecho nada de cine». Ellas interpretan a dos de las niñas que aparecen en la película junto a otros vecinos de la localidad. En el reparto también hay actores profesionales y todos ellos componen un equipo humano «necesario para la película porque lo que queremos es contar la verdad y la verdad solo la dan las personas», ha reconocido el director, Manuel Serrano.

«Tus ojos 2030» es la productora de este rodaje que pretende dar visibilidad al cáncer infantil desde un punto de vista de superación y de derrota de la enfermedad. «Queríamos contar las cosas de manera real, pero siempre con un punto de optimismo porque cada vez se van teniendo más avances y más niños se recuperan de la enfermedad. También reflejar esa situación que viven los padres y cómo es el proceso de aceptación y de lidiar con un cáncer en sus hijos», ha relatado.

Es por eso por lo que los beneficios obtenidos de la película, que se estrenará el 15 de febrero (Día Internacional del Cáncer Infantil) en los cines Palafox de Zaragoza irán dedicados a proyectos de investigación y también a programas de acompañamiento para el proceso del duelo en las familias.

Las calles, casas, plazas y el colegio de Magallón se convertirán en los escenarios principales del filme en el que también habrá tiempo de enseñar sus dos tesoros más preciados: el vino y el aceite. «Hay escenas en las que aparece la recogida de la oliva y también del vino porque este rodaje además de tener un fin solidario también supone una promoción turística para nuestro pueblo que, con sus mil y pocos habitantes, está muy comprometido con la causa y con la difusión de la cultura y nuestro patrimonio», ha asegurado el alcalde del municipio, Víctor Chueca.

Hasta el 30 de noviembre las cámaras, focos y pértigas tomarán Magallón. Una localización que el director repetiría «una y mil veces» y que «ha sido una apuesta muy bonita en ese intento que tenemos de salir de los platós cerrados y de grandes ciudades como Madrid o Barcelona para grabar en la calle, con la gente».

Print Friendly, PDF & Email